Por un 2022 con PROPÓSITO

¿Propósitos o despropósitos de Año Nuevo?

 

Constantemente escuchamos a personas que, con orgullo y hasta cierta arrogancia, comentan que ellos no celebran ninguna fiesta del calendario. Tal vez  su posición no sea terrible ni reprochable, pero no es la única perspectiva posible. Si bien, algunas celebraciones podrán no agradarnos, la realidad es que algunas otras tienen un valor que muchas veces no notamos: los rituales y las celebraciones tienen su importancia pues nos ayudan a cerrar ciclos e iniciar nuevas etapas en la vida. Quizás, de manera particular, comenzar un nuevo año produce un deseo de renovación y nos genera un ímpetu de cambio.

 

Pero, generalmente, las “buenas intenciones” en enero -de ser mejores personas, lograr metas postergadas,  provocar encuentros temidos,  conquistar territorios inexplorados–  inician siendo anhelados deseos, para convertirse  en intentos postergados en marzo, y así llegar a julio viviéndolos como pendientes inconclusos (y con picor en la conciencia), hasta que en octubre son intentos fallidos y en diciembre están cargados de frustración por no haberlos logrado.

Calendario 30 y 31 de diciembre con marcador naranja

El cambio es un proceso y no un evento

 

Por eso es importante que entiendas que el cambio es un proceso y no un evento. Son las acciones sencillas y sostenidas en el tiempo las que nos permiten, de a poco, aumentar el grado de complejidad de la mismas y nos llevan conquistar territorios inexplorados. Un cambio de rutinas, o de vida en general, es muy similar a ser un corredor principiante: no comienzas realizando un maratón (cosa que, por cierto, puede matar a un amateur ), sino caminando un par de horas, trotando, corriendo algunos kilómetros en un parque cercano y, con el tiempo, te permites superar tus primeros límites.

Tracks de carrera con número 20 y 22

Este 2022…

 

Trata de romper esquemas, de cuestionar las rutinas, de ser poco a poco alguien nuevo, mejor. Crecer personalmente es una tarea larga pero placentera. Mirar atrás y dar cuenta de cuánto hemos avanzado es siempre un aliciente, descubrirnos nuevos y mejores es el obsequio por el esfuerzo. Busca los pequeños cambios que te sean útiles en este camino. Es más, de ser el caso, date el gusto de comer despacio aquellas doce uvas, no las cargues con deseos como velas de pastel. Genera el cambio poco a poco y verás que los propósitos no son cosa de magia, pero al percibir que avanzas favorablemente en tu camino de vida, experimentarás una sensación que no será menos que mágica.

CATEGORY: Bienestar, Blog

También te recomendamos

terediaz

  • PLATICAS

    A través de una charla interactiva con su audiencia Tere Díaz pone “sobre la mesa” conceptos innovadores sobre el tópico tratado así como experiencias personales que le permitieron a ella atravesar retos personales a lo largo de su vida personal y profesional.

  • TALLERES

    Experiencia vivencial de tres horas que facilita el cambio personal. proceso de transformación. A través de actividades teórico prácticas que alternan la exposición de información relevante sobre el tema en cuestión con algunas dínamicas personales o grupales, Tere Díaz, siembra las semillas que permitirán a los y las participantes tomar consciencia de su situación, adquirir  herramientas emocionales y sociales para favoreces su crecimiento personal,  y activar  mediante acciones concretas el proceso de cambio.