¿Por qué las relaciones duran tan poco?

Te comparto una breve reflexión de la duración de las relaciones en el contexto actual.

Tiempo de lectura: 2 minutos 

La forma en la que nos relacionamos ha cambiado en estos últimos años. Las nuevas generaciones tienen una libertad más amplia de elegir; en ellas, las personas deciden con quién relacionarse, el momento en el que quieren irse y cómo quieren tenerlas. Aunque en apariencia este es un cambio positivo que está relacionado con  la libertad de decidir, también nos ha llevado a un nuevo problema que ha sido señalado en distintos estudios; las nuevas generaciones crean vínculos afectivos fugaces y muy pocos sólidos.

En últimos tiempos se han normalizado, cada vez más, las relaciones amorosas sin etiquetas, esas cuya unión se establece sin compromisos ni ataduras. Estos nuevos acuerdos amorosos implican, entre otras cosas, una falta de responsabilidad afectiva, que tiene por consecuencia principal, quitarnos la necesidad de aprender a edificar relaciones duraderas y sólidas.

¿Por qué nuestras relaciones son breves?

Se ha detectado que en las relaciones de pareja actuales hay una escasa comunicación. Damos por hecho diversas situaciones que nos impiden crear vínculos duraderos y estables. Según los especialistas, uno de los principales culpables de esta situación es el miedo a enamorarse y no ser correspondidas(os). Si hemos experimentado el desamor, hemos pasado por un proceso de duelo, cuyas etapas no han sido nada placenteras y, por ello, deseamos evitar que una experiencia de este tipo se repita.

Cuando evitamos enamorarnos trazamos un límite claro en el que nuestro único interés es satisfacer algunas necesidades sexuales, de compañía, de atención, etc. Y esto no está mal, pero el problema se puede presentar cuando la otra persona busca algo diferente, es decir, cuando quiere crear una relación a largo plazo. En este caso se da un choque de deseos y expectativas, por lo tanto, es muy difícil continuar en una relación con metas diferentes.

La fragilidad de los vínculos afectivos

Al crear vínculos breves y sin compromiso, las relaciones se puede terminar sin mayor explicación. Entonces, ocurre un fenómeno llamado “relaciones de bolsillo” se trata de experiencias agradables porque son breves y no implican una responsabilidad y brindan satisfacciones instantáneas.

Esto es perfecto si se hace de mutuo acuerdo, pero si uno de los involucrados no está enterado y le gusta el vínculo  sufrirá y se quedará sin respuestas. En este sentido quizá el mejor consejo es aprender a comunicarnos y a ser lo más cercanos y respetuosos con el otro.

¿Cómo aprender a crear relaciones afectivas responsables?

Si han tomado la decisión de mantener relaciones breves y sin etiquetas, es necesario hacérselo saber a la otra persona, para evitar confusiones. Pero si lo que quieren es crear relaciones estables y duraderas, es importante aprender a:

  • No crear expectativas: no idealicemos ni las relaciónes ni a las personas.
  • Hacer acuerdos: establecer límites es importante, porque ambas partes conocerán las intenciones de la otra persona.
  • Preguntar: no demos por hecho que todo está dicho o que es evidente, porque cada persona tiene una manera particular de interpretar y experimentar cada vivencia. La comunicación clara es necesaria.
  • Comprometerse: aunque se haya comunicado y acordado una relación efímera o abierta, es importante mantener un compromiso con la otra persona, porque la relación afectiva ya se inició.
  • Definir lo que se desea: es necesario conocer y ser conscientes de lo que queremos, pero también es importante saber lo que no queremos, para evitar aceptar cualquier situación que se nos presente.

Vive sin miedo a enamorarte

No ser amados es una simple desventurala verdadera desgracia es no amar – Albert Camus

***

Si te gustó esto también te recomendamos

Ghosting

Guía para superar una ruptura (y aprender a escalar montañas)

(Visited 391 times, 1 visits today)