Mujeres en pandemia, un mini curso para recuperar la motivación

Tiempo de lectura dos minutos 

Ha sido un año complicado para todos, en particular para las mujeres. Para esas valientes que han tenido que lidiar no sólo con los contratiempos de ser mujer, en una sociedad machista, sino también con una nueva rutina de pandemia que puede incluir trabajar, cuidar hijos en casa, mantener todo en orden, ser el satélite de los otros y afrontar la gran cantidad de pérdidas que han habido en el maratón interminable del COVID. 

Esta no tan nueva normalidad ha sido tan difícil que muchas han tenido que posponer sus planes. Y es que al inicio del encierro todos empezamos con mucha motivación, sin embargo a la mitad del camino el entusiasmo se perdió, y por ende terminamos por evadir nuestros verdaderos deseos de construir un mejor futuro, pero ¿cómo se supera esto?

Quizá el primer paso para darle la vuelta al momento es tener objetivos claros y para lograr esto debemos conocer los caminos y aprender a no renunciar a ellos. 

¿Cómo salir de la fatiga en pandemia?

Muchas veces tenemos una idea de hacia dónde queremos llegar sin fijarnos en lo que hay que hacer para alcanzar esa meta. Nos perdemos en los pequeños o grandes obstáculos que hay detrás de nuestros deseos y no tomamos en cuenta que durante este tiempo habrán momentos en los que la motivación no esté tan latente; eso no significa que debemos de detenernos, al contrario, hay que ver el desánimo como un break para meditar, tomar un respiro y luego retomar el camino original.

En ese sentido escuchar nuestro cuerpo es de suma importancia. No hay que sentir culpa ante la desmotivación momentánea, más bien hay que saber descansar cuando el cuerpo lo pida y después seguir adelante, siempre seguir adelante. 

Aprendamos a no exigirnos demasiado 

Sucede que a veces queremos hacer TODO al mismo tiempo. En pandemia, a pesar de estar en casa todo el día, la vida para las mujeres empieza desde la madrugada y termia tarde. Sentimos una responsabilidad (muchas veces autoimpuesta) de cumplir con las responsabilidades, no solo de nosotras sino de las personas que nos rodean. 

Exigirnos demasiado es una de las causas principales por las que la motivación deja de ser ese combustible para lograr nuestros objetivos. En ese sentido tenemos que aprender a comenzar por acciones pequeñas, pero significativas; separar lo necesario de lo urgente y no olvidar que los grandes resultados no se dan de la noche a la mañana. Para no agobiarnos se requiere que la motivación surja del interior; un paso a la vez

Seamos amables con nosotras mismas  

No hay que compararnos con las demás; cada una tiene un método específico para alcanzar lo que se propone y cada una avanza a su ritmo. Lo importante es el trayecto y todos los aprendizajes que nacen de él; en ese sentido como mujeres tenemos que felicitarnos cuando veamos resultados, agradecernos a nosotras mismas por cumplir los compromisos que podamos y dejar de complacer a los demás para centrarnos en nosotras. 

 Si comenzamos por hacer pequeños hábitos, la autodisciplina para lograr nuestros objetivos se dará de manera natural, poco a poco, una vez que nuestro cuerpo se adapte. La desmotivación dejará de predominar, y cuando aparezca sabremos que es solo una intrusa que invade los pensamientos, no un impedimento para cambiar. 

Ojalá que la pandemia sea el inicio de algo nuevo. Es normal que nos falte la motivación de cuando en cuando, sólo hay que saber cómo retomar el camino cuando nos perdamos. A propósito de esto los invitamos hoy a nuestro minicurso de Mujeres en Pandemia, un espacio para retomar juntas la alegría de vivir ¿Quién se apunta?

“Nadie mas lo hará por ti” 

Ariana James 

CATEGORY: Bienestar, Mujeres y hombres

También te recomendamos

terediaz

  • PLATICAS

    A través de una charla interactiva con su audiencia Tere Díaz pone “sobre la mesa” conceptos innovadores sobre el tópico tratado así como experiencias personales que le permitieron a ella atravesar retos personales a lo largo de su vida personal y profesional.

  • TALLERES

    Experiencia vivencial de tres horas que facilita el cambio personal. proceso de transformación. A través de actividades teórico prácticas que alternan la exposición de información relevante sobre el tema en cuestión con algunas dínamicas personales o grupales, Tere Díaz, siembra las semillas que permitirán a los y las participantes tomar consciencia de su situación, adquirir  herramientas emocionales y sociales para favoreces su crecimiento personal,  y activar  mediante acciones concretas el proceso de cambio.