¿Cómo crear un vínculo con nuestros hijos?
La relación madre/padre hijo se cosecha día a día. Gracias a los aciertos de la educación que les dimos y también a pesar de los errores cometidos, siempre hay una posibilidad de actualizar nuestra relación.
Te comparto esta carta que recibí de Ale este 10 de mayo y lo que le respondí.

Madre,

Estoy pensando en la difícil y gran labor de ser madre que es el motivo por el cual estás siendo festejada el día de hoy y tú bien sabes que a mi no me gusta mucho escribir cartas por escribir, diciéndote lo mismo en cada una pero de manera diferente. 

Honestamente no sé cómo sea con mis hermanos, pero creo que los dos sabemos -por nuestra historia compartida, los años vividos y la forma de acompañarnos en más de una etapa de nuestras vidas- que el vínculo que hemos formado es especial. Por eso te agradezco, pues gran parte de quien soy hoy, se lo debo no solo a la labor de madre que hiciste conmigo, sino a tu empeño de formar un hogar desde cero cuando nos fuimos a vivir a la Roma. 

Tus varias metamorfosis han impactado en ti como mujer, y por consecuencia, en ti como madre, y por consecuencia en mi como hijo; y si me pongo a analizar, no estoy seguro de cuántas madres he tenido. Ahora sí que aquí no aplica el “madre sólo hay una”… Yo he tenido como 3 o 4 diferentes o no sé cuántas. Y cada una ha respondido a lo que le correspondía y corresponde responder en su respectivo momento. 

Y me pregunto: Hoy, ¿a qué te corresponde responder? 

Más que hacerme el muy acá, sólo trataré de brindarte mi perspectiva sobre mí, como tú hijo, de lo que yo veo que te corresponde. Digamos que no es consejo, ni acordeón de examen. Sólo un intento de empatía desde mi cariño para ti.

Para eso me remonto brevemente a mi pasado. Me has dicho cómo me ves tú a mi, pero la realidad es que batallamos bastante con mis habilidades para la escuela que se suponen que posteriormente esas serían mis habilidades para la vida laboral/profesional. Así como no tuve problema alguno con los social y que incluso, en tus palabras, era bastante autónomo, con las calis y responsabilidades mías -generalizando- siempre fui una patada en los huevos.

Hace un rato ya, hablábamos de aquella plática en Acapulco en donde nos dimos cuenta de cómo cada uno alcanza a percibir el contenido de una conversación hasta donde puede -o quiere- según lo que está viviendo. En fin… ese es un ejemplo puntal para mí de cómo respondiste ese día a lo que te correspondía responder en ese momento, en esa etapa de mi vida como mi mamá.

Hoy estás y estoy (y me atrevo a decir que mis hermanos también) en una etapa en donde siento que cada uno, de manera muy diferente, está  consolidando una autonomía, para que desde esa autonomía podamos colaborar y acompañarnos. Y eso es algo que siento hoy contigo y que siento de ti para mí; que estamos empezando una colaboración en algo que tanto nos apasiona que es nuestra vida profesional, nuestra vocación, de una manera que nunca había sentido antes. 

Además el acompañamiento que en este aislamiento he tenido contigo, en donde hemos tenido llamadas largas y sin hablar de algo en particular, pero a la vez de cosas tan significativas en nuestra vida: la de cada uno y la que compartimos. 

Por último, quiero decirte que siento que estás en una etapa en donde te corresponde colaborar con nosotros para que -si dividimos la vida en cuartos o tercios- la última fase de tu vida dejemos todo listo (en términos generales) para que nosotros podamos cuidar de ti; para que disfrutes y para que te disfrutemos. Donde lo prioritario no sea tu trabajo ni nosotros tus hijos, sino tú. 

Madre, te amo. Y me siento profundamente agradecido por la madre que me tocó tener. De todos los humanos que hay en el mundo, me tocó ser tu hijo. Qué fortuna la mía y qué gozo. 

Alejandro

 

 

 

 

 

Amor mío, mientras me daba un tiempo de tranquilidad con varios cursos que me dio por tomar sentada en la terraza del depa de Acapulco viendo el mar, recibo tu mail. Mi corazón salta de gozo, tal cual, lo siento latir aceleradamente y agradezco.

 

Te leo y me siento la madre más afortunada, querida, reconocida y respetada.   ¿Qué más puedo puedo pedir hoy 10 de Mayo? Pero no solo eso, me siento babear de leerte, pero también y tanto de verte en la vida. Y eso inunda mi ser de paz, agradecimiento y satisfacción.

 

Reconozco Ale, nuestro particular vínculo desde ese “desde Cero” que hablas, donde hubieron silencios, llantos, palabras, risas, regaños y ayudas; experiencias todas,  incomunicables. Solo tú y yo las construimos, las vivimos y las atesoramos. Nos transformaron a ambos.

 

Me observas bien, me conoces bien, y sí, siguiendo tu metáfora de la metamorfosis a veces pienso ¿Para qué reencarnar? si yo he muerto y renacido varias veces en esta vida. Me alegro que todas las facetas te hayan aportado tanto porque el amor ha estado siempre y ha sido incondicional pero al mismo tiempo en ciertos puntos limitado y deficitario, y dudar de mi como madre queda hoy tan atenuado al leer tus palabras y al verte vivir y afrontar los desafíos de la vida.

 

Nunca fuiste una patada en los huevos, Ale, pero ¡qué energía la tuya! y obstinación y deseo: porque tu querías hacer lo que querías, cuando querías, como querías, con quien querías y de manera insistente.  ¿Te dije que a tus tres meses amamantándote en Valle pensé que ya no tenía leche porque me empujabas con tu manita para ya no comer? Y nada, fui de regreso al pediatra contigo y leche había y tu subías de peso hermosamente, pero simplemente ya no te daba la gana comer de mi…

 

Percibes bien la etapa de vida en la que me encuentro, en el último tercio, para el que me cuido porque lo quiero disfrutar.  Y sí, quiero priorizarme y no sentir que me faltará tiempo, bajar el paso, disfrutar sin culpas y compromisos innecesarios y expandirme en lo que me falta pues las sorpresas de la vida son inagotables. Esta etapa es la cosecha de tantos años de aprendizaje, esfuerzo, disfrute y también de dolor y pérdidas. Y Ale, es claro que ustedes están en otra etapa y los veo fortalecerse en lo individual y como familia velozmente, lo cual es para mí una culminación maravillosa como madre. Siempre seré y estaré, no hay duda, pero con una ligereza y disfrute que no sé ni cómo describir. Me limito a disfrutar y a agradecer, ¡es maravilloso!

 

Y dices bien, nuestra inteligencia, empeño y vocación crea una coyuntura maravillosa en nuestras vidas, de estimulo, creación, colaboración y sustento de vida. Me emociona infinitamente lo que se va gestando a nivel profesional con este rebote que vamos teniendo. Y me sigue dando sentido de vida saber que a tu estilo y con tus preferencias y saberes continuarás un desarrollo personal, una realización profesional y un impacto social que también. 

 

Confío también que el futuro nos va a regalar muchas sorpresas si nos seguimos trabajando. Y me da tanta paz saber que los tengo, que te tengo, que una parte tuya está para mi y que me amas.

 

ERES MI AMOR.

 

Tu madre

Tere

 

 

CATEGORY: Blog, Familia

terediaz

Artículos relacionados

  • PLATICAS

    A través de una charla interactiva con su audiencia Tere Díaz pone “sobre la mesa” conceptos innovadores sobre el tópico tratado así como experiencias personales que le permitieron a ella atravesar retos personales a lo largo de su vida personal y profesional.

  • TALLERES

    Experiencia vivencial de tres horas que facilita el cambio personal. proceso de transformación. A través de actividades teórico prácticas que alternan la exposición de información relevante sobre el tema en cuestión con algunas dínamicas personales o grupales, Tere Díaz, siembra las semillas que permitirán a los y las participantes tomar consciencia de su situación, adquirir  herramientas emocionales y sociales para favoreces su crecimiento personal,  y activar  mediante acciones concretas el proceso de cambio.