EN VÍA DE MIENTRAS Para pasar la cuarentena…

“Para conocerse en profundidad
hay que dejarse penetrar por la nada!”
Luis de la Puente

Vivimos un fenómeno sin precedentes. El mundo está detenido y atemorizado por el virus, que si bien pone en riesgo nuestra integridad física y la vida misma, está en primera instancia acabando con nuestra salud mental. ¿Pero es el virus el que taladra nuestro cerebro? O simplemente detona la manifestación de lo que estaba “mal acomodado” y su amenaza, además de la vida detenida, solo lo exhibe.

 

El contacto físico es uno de los mayores placeres humanos –charlas, besos, encuentros– y resulta que hoy ese es justo el peligro. Y como nuestra vida pública (aquella que todos conocen) está detenida, nuestra vida privada (aquella que compartimos solo con unos cuantos) está limitada. No nos queda más que la vida íntima, aquella que nos lleva a interiorizar y cuestionar la propia existencia.

 

Somos los únicos seres del planeta autoconscientes, es decir, no solo nos damos cuenta, sino que nos damos cuenta de que nos damos cuenta. Eso nos permite relacionarnos con nosotros mismos, interiorizar y por tanto tener una vida íntima.

 

Nuestra dimensión íntima nos hace inevitable la autoevaluación y por tanto la emisión de un juicio sobre nosotros mismos: ¿esto que hago me gusta? ¿quiero seguir en esta relación? ¿siento que avanzo hacia mis metas de vida? ¿honro mis valores y atiendo mis necesidades e intereses? De las respuestas a estas preguntas nos enfrentaremos a una valoración personal que puede agradarme o confrontarme con lo más profundo de mi ser.

 

Por otro lado, “la nada” que menciona Luis de la Puente, no es necesariamente –y muy probablemente no lo será aún en esta situación tan crítica– una muerte real. Pero sí un vacío, un espacio, un cuestionamiento del sentido de nuestra vida. Por tanto se abre una paréntesis vital para sanar heridas pasadas y para generar nuevas ideas y posibilidades futuras.

 

El cambio se genera construyendo nuevas experiencias, nuevos relatos y nuevas acciones. La actual experiencia de restricción social  nos abre la posibilidad de crear nuevos relatos sobre  nuestra vida: ¿quién soy? ¿qué quiero? ¿qué quiero agregar o quitar de mi vida?, y a través de estas reflexiones generar acciones concretas de vida que me dirijan a ese lugar elegido –terminar una relación, inscribirme a un curso online, comprar un libro sobre cambio, reconciliarme con alguien que me distancié–. Esta movilización nos puede impulsar a generar un circuito de cambio: diferentes experiencias que nos lleven a nuevos relatos y éstos a su vez a nuevas acciones, impulsando en este movimiento, nuestra transformación y crecimiento..

 

Para mí entonces la cuarentena es una invitación a imaginar otros mundos posibles, a movernos a espacios inéditos donde podamos pensar, decir, y hacer aquello que no hemos hecho nunca pero que ahora es posible visualizarlo y planearlo. Y es que detener la vida puede ser la oportunidad de desarrollar un pensamiento crítico ante lo socialmente impuesto, ante lo familiarmente no cuestionado y ante culpas, temores y enojos nunca enfrentados.

 

Hoy tenemos tiempo, mucho tiempo: tiempo sin objetivos, solo tiempo. Por eso los invito, como lo dijo Renato Leduc, a aprovechar esa “Sabía virtud de conocer

CATEGORY: Blog, Diversos Temas

terediaz

Artículos relacionados

  • PLATICAS

    A través de una charla interactiva con su audiencia Tere Díaz pone “sobre la mesa” conceptos innovadores sobre el tópico tratado así como experiencias personales que le permitieron a ella atravesar retos personales a lo largo de su vida personal y profesional.

  • TALLERES

    Experiencia vivencial de tres horas que facilita el cambio personal. proceso de transformación. A través de actividades teórico prácticas que alternan la exposición de información relevante sobre el tema en cuestión con algunas dínamicas personales o grupales, Tere Díaz, siembra las semillas que permitirán a los y las participantes tomar consciencia de su situación, adquirir  herramientas emocionales y sociales para favoreces su crecimiento personal,  y activar  mediante acciones concretas el proceso de cambio.