El solterismo

Escrito por: Tere Díaz

Tiempo de lectura: 4 minutos

 

Técnicamente, las personas solteras son adultos que no están oficialmente casados. Este estado civil incluye divorciados, viudos y solteros de toda la vida.

 

La sociedad  sigue definiendo a las personas solteras de forma negativa: las que carecen, “las que no tiene una pareja”. Bella DePaulo -socióloga estudiosa de la soltería-, acuñó el término solterismo. Afirma que se refiere a las formas en que los solteros son discriminados, marginados y estigmatizados. Esto es solo la mitad del problema; la otra es la glorificación que se hace del matrimonio y de la vida en pareja: le llama matrimanía.

 

Si de estereotipos se trata…

Los estados civiles son entendidos bajo estereotipos que, generalmente, se basan en prejuicios. Se suele suponer que la motivación primordial de la vida de un soltero es construir una relación. Y, si una persona continúa en soltera a cierta edad, se cree que se debe a una fobia al compromiso, que es quisquilloso, arrastra un pasado difícil o que es inmaduro y, por ello, “no ha formado una familia”.

 

Algunos tipos de personas solteras están más estigmatizadas que otras, por lo cual es importante precisar: 1) todos los prejuicios de clase, raza, género, orientación sexual y edad aplican a la soltería. 2) Entre todos los solteros se consideran más “normales”, valiosos o maduros, aquellos que honran los valores del “alma gemela”.

 

El tema de la marginación y la exclusión tiene un fuerte impacto en la vida cotidiana de los solteros. Muchos no tienen clara consciencia de los efectos de esta discriminación pues interpretan la exclusión de manera personal; la cultura dominante les hace creer que están mal, que sus vidas acarrean un fracaso personal y se dan a la tarea de buscar a toda costa una pareja.

 

Cambio de perspectiva

La soltería deja de ser una etapa previa -una sala de espera-, para ser reconocida como un estado civil con derechos y responsabilidades, como individuos merecedores de la atención y el respeto de aquellos quienes no han elegido esta forma de vida.

 

Buscar en la soltería la libertad de no saberse atado es completamente válido, aunque el matrimonio puede ser para muchos una elección de vida que no coarta su libertad.

A los solteros puede atribuírseles una mayor seguridad en sí mismos:

-Al decidir dirigir su vida según sus propias decisiones, sin pensar en el respaldo de alguien con quien compartir culpas en caso de equivocación.

-Al asumir las consecuencias de sus actos y arriesgar la posibilidad de cometer errores y crecer tras las derrotas.

 

(Visited 936 times, 1 visits today)

Leave A Comment