Madre y padre divorciados, ¿hijos divorciados?

Madre y padre divorciados, ¿hijos divorciados?. Aquí te cuento.

Escrito por: Tere Díaz

Tiempo de lectura: 5 minutos

Recién me acerqué con más detalle a la separación de Shakira y Piqué.

Que si la Monotonía fue la culpable de la infidelidad, que si las actuaciones de su ex esposo; que si además de la mermelada de la cantante, la amante también se llevó a Piqué; que si a Shakira la cambiaron por una mujer más joven “¡Pero cómo, si es Shakira!”;

que si la canción donde dio santo y seña de la separación, jaloneando entre ritmos pegajosos a su ex marido, a quien expuso al escarnio público y, hoy el hombre sale a la calle con la suspicacia de ser salpicado por cualquier fan que tomara partido por la cantante, etc, etc, etc.

A ver, la vida tiene sufrimientos, el divorcio conmociona a la pareja y a quienes la rodean, pero, ¿qué pasa cuando en una relación rota hay hijos de por medio?.

Lo pienso en función que la canción que compuso la cantante colombiana, donde aparecen los nombres de sus hijos en forma de Acróstico y ellos mismos al piano, cantando esta canción al lado de su madre, rodeados de cajas que anuncian una inevitable y dolorosa partida.

Más allá de lo mediático del caso, y de lo que Shakira tiene qué decir en sus canciones, es un ejemplo de lo que viven los hijos de muchas parejas durante las separaciones.

Los padres toman la decisión de la separación, y aunque definitivamente tendrá efectos en sus hijos, esto no quiere decir que tengan derecho a esperar de ellos una actitud adulta, o acciones que correspondan a las expectativas y deseos de sus padres.

Consideremos qué, parte central del éxito de un divorcio es lograr la seguridad y estabilidad de los hijos.

Incluso podríamos afirmar que una pareja que atraviesa un rompimiento y logra convertirse en un equipo de padres que colaboran eficientemente, tiene altas posibilidades de rehacer su vida exitosamente.

Esto porque asumen con responsabilidad la transformación de la relación familiar, independientemente de la relación amorosa que sostuvieron los padres.

Caben mencionar algunas cosas que dañan más a los hijos de padres divorciados y que, por ello, hay que tomarlas en cuenta y evitarlas, por ejemplo:

  • Que los hijos queden triangulados en medio de los problemas de los padres.
  • Que estén involucrados en los pleitos legales.
  • Que los hijos sean usados como mensajeros.
  • Que se les den falsas esperanzas de reconciliación matrimonial
  • Que sean usados como elementos de venganza o de chantaje.
  • Que sean forzados a tomar partido.
  • Que se les obstaculice o impida la relación con uno de los padres.
  • Que no se les escuche y no se valide su propio proceso de duelo.
  • Que se les haga sentir culpables.
  • Que se los convierta en “los papás” de sus propios padres.

Es cierto que, tras el rompimiento de sus padres, los hijos atraviesan su propio e inevitable proceso de duelo.

Por todas estas razones el manejo adecuado del divorcio hará que dicho recorrido se limite a lo necesario, y no a conductas que les compete a los adultos manejar.

El divorcio y los hijos

Nuevas parejas, nuevas familias
CURSO: VOLVER A EMPEZAR
Agenda tu terapia
(Visited 5.312 times, 1 visits today)