¿Qué es y de dónde viene la culpa materna?

De la serie “Madres ¿culposas o amorosas?”. La culpa en la maternidad. ¿De qué somos culpables?

Escrito por: Tere Díaz

Tiempo de lectura: 4 minutos

Uno de los papeles más exaltados, endiosados y mitificados es el de la “buena madre”. Pero, ¿qué pasa cuando te sientes presionada por ti, el entorno y los hijos para ser una madre perfecta? Te esfuerzas, te agotas, te frustras, y también te culpas.

 

¿De dónde viene este sentimiento de culpa?

Primero que nada, tengamos en mente una diferencia esencial que no se toma en cuenta: no es lo mismo la capacidad de tener hijos  que el deseo de tenerlos y el gusto por criarlos, (maternidad-mothering = crianza).

Agreguemos la romantización sobre la maternidad. Nunca falta la persona que casi contorsionándose de emoción afirma: “No me imaginaba que se pudiera amar de una forma tan brutal, tan incondicional, tan, tan… no sé”. Quedándose sin palabras para describir el amor de madre que experimenta. Y es que, es difícil contradecir a quien está convencido de que la mujer verdadera es la mujer madre, y que sólo a través de la maternidad se accede al amor que nunca antes se sintió.

Por otro lado, se juzga a las mujeres que se atreven a pensar: “Los hijos son una pesadilla. Los puedes amar, sí, pero la inversión de tiempo, dinero y esfuerzo, no retorna”. Además, nos toca capotear el juicio de profesores, pediatras, padres, comadres, y de todo aquel que tuviera algún comentario al respecto; o los múltiples blogs de internet con fans de la lactancia prolongada (y casi obligada) y del colecho (que los bebés y niños duerman en la misma cama que los papás) hasta la primaria.

Nuevamente, el perseguir ser una madre perfecta o “aceptable”, hace que inevitablemente que la cara de la maternidad vaya siempre de la mano con la cruz de la culpa: culpa por estar, por no estar, por hacer, por no hacer, por decir y por no haber dicho.

Es necesario que entendamos que la maternidad se transforma con el tiempo, en actualidad no podemos verla con ojos del pasado debemos evolucionar a una cara real de la maternidad.

 

Te invito a reflexionar de donde vienen tus culpas como madre y a seguir con esta serie para poder contrarrestar ese sentimiento de culpa.

HIJOS SANOS, CONTENTOS Y LIBRES

(Visited 103 times, 1 visits today)