Caminemos juntas: sororidad entre mujeres

…Tiempo de lectura tres minutos

Hermandad, redes de apoyo, solidaridad, alianza, todos son sinónimos de sororidad. Sin embargo, lo que hace especial a esta palabra es su cualidad femenina; la alianza entre mujeres como forma de hacerle frente a situaciones o espacios que ejercen opresión. Un acuerdo que busca hacer un cambio social y resignificar el papel del género fenemino.

¿Eso quiere decir que todas las mujeres me tienen que caer bien? No, significa que independientemente de cómo nos sintamos respecto a otra mujer, es importante tratarnos con respeto, empatía y solidaridad. Darnos respaldo las unas a las otras y generar espacios seguros.

¿De dónde viene la sororidad?

La palabra viene del Latín soror que significa hermana, sin embargo, no fue hasta hace poco (50 años aproximadamente) que diversos movimientos feministas le acuñaron el significado que tiene hoy en día. Surgió como forma de resistencia frente a comentarios o acciones machistas, por ejemplo, ¿alguna vez han escuchado la frase el peor enemigo de una mujer es otra? Claro y en ese sentido la sororidad es nuestra forma de aclarar que el mejor apoyo que puedo conseguir es el de otra compañera, ya que probablemente entre nosotras nos entendemos mejor.

Por otro lado, una mujer sorora es aquella que decide dejar de lado sus comportamientos negativos hacia otras mujeres. No todas tienen que ser nuestras mejores amigas, pero eso no significa que vamos a hacer sus vidas más complicadas o que las vamos a juzgar. Tener en mente que podemos crear relaciones de amistad llenas de cariño, empatía y apoyo,  libres de juicios y competitividad, puede cambiar nuestra forma de ver a las demás mujeres, y, por lo tanto, a nosotras mismas ya que reflejaremos esas mismas prácticas internamente. 

 

Formas de practicarla

Sin duda, convertirnos en sororas no sucede de la noche a la mañana. Implica un proceso de cuestionamiento y como cualquier otro hábito, de práctica. A continuación, proponemos cinco formas de practicar la sororidad…

Evitemos criticar y juzgar a otras mujeres por su apariencia, sus conductas o decisiones, aunque no sean sororas, feministas o simplemente no te caigan bien. También, si escuchamos que alguien lo hace, no dudemos en hacérselo saber.

No esparzamos o creamos chismes sobre otras mujeres, ya que estos dichos son creados para demeritar nuestro valor.

Cambiemos sentir envidia de los logros de otra mujer por sentir admiración e inspiración.

Incluyamos temas de autocuidado en nuestras conversaciones con amigas, compartamos ideas y tips sobre como aprender a querernos y continuar haciéndolo.

Respetemos las formas en las que las mujeres deciden vivir su vida como sus relaciones de pareja, su sexualidad, su vida profesional, su estado civil, entre otros.

Animemos a nuestras amigas a ser sororas, apoyémoslas y alegrémonos de sus éxitos.

 

Mujeres unidas, jamás serán vencidas

***

También te recomendamos

Mujeres libres y felices … ¿cómo conseguirlo?

LIBRO AUTOESTIMA

CATEGORY: Mujeres y hombres
  • PLATICAS

    A través de una charla interactiva con su audiencia Tere Díaz pone “sobre la mesa” conceptos innovadores sobre el tópico tratado así como experiencias personales que le permitieron a ella atravesar retos personales a lo largo de su vida personal y profesional.

  • TALLERES

    Experiencia vivencial de tres horas que facilita el cambio personal. proceso de transformación. A través de actividades teórico prácticas que alternan la exposición de información relevante sobre el tema en cuestión con algunas dínamicas personales o grupales, Tere Díaz, siembra las semillas que permitirán a los y las participantes tomar consciencia de su situación, adquirir  herramientas emocionales y sociales para favoreces su crecimiento personal,  y activar  mediante acciones concretas el proceso de cambio.