Personas tóxicas ¡En la mira!

Personas tóxicas ¡En la mira!, aquí te digo cómo distinguirlas y con qué protegerte de ellos (as).

La calidad de nuestra vida depende de la calidad de nuestras relaciones.

Tere Díaz

Escrito por Tere Díaz

Tiempo de lectura: 5 minutos

Sin duda, la calidad de nuestra vida mejora o empeora, según la calidad de las relaciones que tenemos en los diferentes espacios en los que nos encontramos, en nuestra familia, pareja, amistades y también en el trabajo.

Si la calidad de tus relaciones es óptima, sana, impulsa tu crecimiento, y a su vez tú impulsas el crecimiento de los demás, si se retroalimentan, se apoyan, se cuidan, se sostienen y disfrutan de su compañía, porque son esas personas que llegan a tu vida a llenarla de color, de cariño y de paz, seguramente que tu bienestar se incrementará y  el tu entorno también.

Sí, hay vínculos que nutren, aun con los conflictos y diferencias que puedan haber, y hay vínculos que drenan, que destruyen, que empobrecen el alma (y a veces, la cartera). Por esto te comparto algunos puntos para que detectes a las personas que intoxican tu vida:

¿Qué caracteriza a una persona tóxica?

1. Negatividad.

Todo lo ven negativo, nada les satisface, encuentran un problema a cualquier alternativa de solución que les propongas.

2. Dependencia.

Tienden a ser personas atenidas, se recargan, no mueven un dedo sin que les digas qué hacer o si no se sienten aprobadas por los demás.

3. Opacidad.

Son poco claras y transparentes, las situaciones en las que se encuentran tienden a hacerse sombrías. Son personas oscuras.

4. Agresividad.

Se sienten amenazadas ante el brillo de otros y la alegría de los demás, por ello tienden a reaccionar con agresión. 

*Estas personas buscan acompañarse de quienes “bailen su danza” para lograr el objetivo de satisfacer sus necesidades de compañía, de ser validadas, de pertenecer, de seguridad.

¿Cómo se muestran al mundo y a los demás?

1. Personalidades conflictivas:

Rigidez, no integran grises, pocas habilidades emocionales, reacciones inadecuadas, se meten en problemas, echan culpas, no les gusta innovar, miedo al cambio. Muchas no reconocen que tienen alguna estructura de carácter rígida y neurosis fuertes.

2. Personalidades abusivas:

Abusan de su poder y de los privilegios que gozan, ya sean privilegios de género, raza, clase, edad, educación, situación económica, etc. Y por ello se aprovechan, amenazan,  y someten a los demás.

3. Perversos narcisistas y sociópatas.

Estas personas son las más nocivas ya que son poco empáticas, pero generalmente muy seductoras. Tienes planes estratégicos para lograr sus fines a través de halagos y promesas que corresponden a lo que tu quieres y ya que te aíslan y quitan su poder, te usan y controlan para sus fines.

 

Te comparto tres factores clave a considerar para proteger tu integridad física, mental y emocional.

– Oponer resistencia:

No te adaptes a lo que te lastima o te resta valor. Para ello es importante que consideres fortalecerte en tus emociones, en tus deseos personales y en la manera de poner límites contundentes y claros para protegerte.

– Transgredir:

No aceptes lo que te somete y limita. Para ello se necesita desarrollar autonomía emocional (saber que quieres y decidir por ti misma) e independencia económica (contar con recursos materiales para satisfacer tus necesidades y llevar a cabo tus planes).

– Denunciar:

Si el daño fue mayor, si hay un acoso, o un maltrato, o literal una violación a ley, puedes levantar un acta, denunciar el hecho, y un paso antes, incluso, nombrarlo con personas (familiares, amigos, tuyos o de la otra persona) que desconocían lo que estabas viviendo.

¡El cambio es un proceso no un evento!

¿Quieres profundizar en este tema?, considera el apoyo de un profesional

Ingredientes corrosivos de una relación con Tere Díaz | Martha Debayle

(Visited 3.008 times, 1 visits today)