El dilema de Irme o Quedarme con mi pareja

Hablemos de ese malestar que alguna vez hemos vivido: El dilema de Irme o Quedarme con mi pareja.

Escrito por: Tere Díaz

Tiempo de lectura: 5 minutos

Algunos tratan de resaltar lo positivo para convencerse de que es mejor quedarse. Otros se quejan con todo el mundo pensando que desahogándose algo va a cambiar. Otros piden y piden consejo y al final hacen lo que quieren (que generalmente es “más de lo mismo”).

Lo que es común en cualquiera de estos casos es que la ambivalencia permanente va de la mano con un distanciamiento en la relación. ¿Por qué? Porque la ambivalencia inevitablemente nos hace poner distancia. ¿Cómo se refleja esto en la relación? Se trata de pasar menos tiempo juntos, hablar menos, y cuando se conversa se abordan temas de menor importancia, se enfría la relación y se pierde espontaneidad, convirtiendo la convivencia en algo formal, más como rituales que se repiten sin mucho sentido (nos levantamos, nos preguntamos qué vamos a hacer… etc.), que en deseo y gusto por compartir con el otro.

Cuando estás en este punto de ambivalencia y distanciamiento, aparecen en tu mente dos escalas de evaluación que permanentemente van y vienen sin ningún avance en tu definición:

un balance de lo positivo y un balance de lo negativo, tanto de quedarte o irte de la relación, como de la persona de tu pareja… Esta balanza y comparación continua difícilmente lleva a una solución; de hecho, el “ir y venir” permanente acaba convirtiéndose más en un problema que en una salida a la solución: la evidencia aumenta, luego desaparece, se desvanece…

Las comparaciones así son una escalada que complica el laberinto y mientras más tratas de encontrar la salida, más te enredas. ¡Hay que detener este proceder con la conciencia de que no te llevará a ninguna solución! La comparación constante de “lo bueno y lo malo” es más un auto engaño de solución que un camino certero para decidir y actuar. Sabemos que esto no es fácil, y menos aun cuando es alimentado por el ciclo de indecisión.

El ciclo de indecisión

Todo matrimonio tiene momentos buenos y no tan buenos; esto es normal y natural. Sin embargo, cuando una pareja comienza a contemplar el divorcio, generalmente entra en este ciclo de indecisión dentro del cual puede sentirse atrapada.

¿Cómo salir de ahí?

Te invito a emprender un recorrido en el que te acompañaré a aclararte con mi Curso Online IRME O QUEDARME, que en esta ocasión está a precio especial, con pasos consecutivos al tomar esta importante decisión.

Consulta con el apoyo de un profesional

Escucha mi Podcast Me voy o me quedo en una relación

(Visited 7.525 times, 3 visits today)