ROMPIENDO CON ATADURAS DEL PASADO

Hablemos de las lealtades Familiares Invisibles

Escrito por: Tere Díaz

Tiempo de lectura: 4 minutos

Generalemte llegamos al mundo cargando maletas de temor, de ambición, de avaricia, de tristeza, de nuestros ancestros.

Pareciera que ellos quisieran seguir perpetuando sus historias a través de nuestras vidas.

Este equipaje puede ser de nuestros propios padres o bien de familiares de generaciones anteriores que pasaron sus ideales, penas y deseos a los que les hemos seguido.

Si examináramos con detenimiento la mayoría de nuestros miedos, de nuestros deberes, de las formas de ver el amor,

las creencias sobre el trabajo, la muerte y las personas, descubriríamos que pocas veces están basados en nuestras propias experiencias de vida.

Un poco de reflexión y observación nos permitiría identificar que el miedo ante la escasez económica, o la culpa ante la libertad sexual, o el recelo a los que son de otra sangre, raza, preferencia sexual o religión pertenece a alguno de los que nos precedió.

Todas estas experiencias, aprendizajes, o respuestas que dieron a sus pasadas vidas nos alcanzan y nos modelan a través de un sin fin de mitos, patrones, dichos, incluso castigos, que limitan nuestra forma de vivir y de actuar.
¿Qué son las lealtades invisibles?

Las familias, por inercia, se repiten a sí mismas. Influyen en sus miembros heredándoles el significado que han dado a la existencia.

La lealtades familiares son fibras invisibles pero resisentes que mantienen unidas a las familias a través de comportamientos complejos en las relaciones de unos con otros.

Las interacciones familiares buscan por medio de consejos, manipulaciones, chantajes, premios y exhortaciones, transmitir de manera consciente o inconsciente lo que consideran que es bueno para la preservación de sus integrantes y para la unión familiar.

Así, gran parte de nuestra historia personal se construye por significados y recuerdos transmitidos, que pueden o no ser útiles y constructivos para nuestra presente situación, relación o profesión.

Construir la propia historia

Si bien no es necesario tirar por la borda todo lo heredado, sí podemos reconocer –por el efecto que tienen algunas relaciones familiares así como por nuestras formas de tomar decisiones importantes–

que requerimos construir nuestra propia historia tomando lo que consideramos de valor,

adecuación y utilidad de nuestras familias de origen y replanteando lo que nos hace sufrir o simplemente no nos funciona en la actualidad.

Crecer es reescribir y reinventar nuestra vida con guiones alternativos a la historia de nuestra predecesores, honrrando el pasado pero resignificando nuestro presente.

Esta reinvención no requiere ni de la ausencia ni de la presencia de sus autores originales, pero sí de la posibilidad de ir devolviendo simbólicamente a cada quien su historia y de ir abriéndonos a la construcción de una trama adecuada a quienes somos hoy.

Solo un concienzudo trabajo interior unido a límites claros pero compasivos con el exterior, nos permitirá soltar las cargas que no nos corresponden y aligerar el equipaje que requerimos para vivir mejor.

Lealtades invisibles

  • Facebook: Tere Díaz Psicoterapeuta
  • Twitter: @tedisen
  • Instagram: terediazsendra

 

(Visited 3.941 times, 1 visits today)