¡No caigas en su juego!: 8 estrategias del narcisista para someter y manipular.

Te presento cuáles son las 8 estrategias del narcisista para someter y manipular.

Escrito por: Tere Díaz

Tiempo de lectura: 5 minutos

Vivir o estar involucrado con una persona narcisista crea sentimientos de aislamiento, desequilibrio, agotamiento y lo más desgastante: estar en permanente conflicto. Lo primero que habría que decir es que las relaciones de pareja, trabajo, familia o amistad con personas narcisistas son ¡enloquecedoras!

Por eso aquí van algunas estrategias que utiliza el narcisista para someter a su “presa”. Toma nota de estas 8 estrategias del narcisista para someter y manipular:

  1. Rechazo de la comunicación directa. Insinúa en vez de tener conversaciones abiertas. Si se le pregunta algo directamente, elude las respuestas. Niega los conflictos ante lo cual quien convive con él no tiene de qué defenderse pues ¿cómo discutir ante lo que no existe? Su voz tiende a ser monocorde y fría, sin afectividad; enloquece así a la pareja que en su irritación puede reaccionar “histéricamente”. También a través de discursos técnicos que no dicen nada confunde a su pareja quien al no entender teme parecer “tonta” y por tanto se debilita.
  2. Mentira velada. Al inicio las mentiras no son directas sino verdades a medias, silencios e insinuaciones que crean malentendidos. La confusión permite que el perverso narcisista tome ventaja de la tergiversación y por tanto que siempre tenga él la razón. Solo miente directamente cuando está en la fase de destrucción de su presa.
  3. Usa la paradoja. Con el fin de sostener su posición dominante y tener el control de la afectividad y de las conductas de su pareja -al punto de que sea ella quien apruebe el planteamiento del perverso descalificando de sí misma- el perverso narcisista usa dos niveles de comunicación: en uno verbal dice algo que es descalificado a nivel no verbal. Si se le confronta sobre lo que se percibe a nivel implícito (contradictorio de lo que afirma explícitamente), él niega que sea verdad. Así enreda, confunde y debilita a su presa.
  4. Bromea despreciativamente. El desprecio escondido tras ironías y sarcasmos inocentes al tiempo que ridiculizan y sobajan a los demás, logra a través de la “gracias” la aceptación y alianza del interlocutor. Basándose en algún defecto personal o en alguna dificultad de la vida, el perverso narcisista pone apodos hirientes, cuenta anécdotas lastimosas, o pone ejemplos que ridiculizan tus valores o tus intereses.
  5. Descalificación permanente. A manera de goteo que se intensifica con el tiempo, el perverso narcisista desacredita, desvaloriza y corrige a su presa. De manera insidiosa la va privando de todas sus cualidades haciéndola dudar de sí misma.
  6. Barniza los conflictos. Cuando no se acepta la existencia de un problema, no se puede ni abordar ni solucionar. Los patanes perversos no permiten un verdadero combate por lo que tampoco existe una reparación y una reconciliación. Su hostilidad es fría y despreocupada, de manera que logra que su pareja se sienta responsable y culpable de la situación.
  7. Arma enredos y desarma a su presa. Con comentarios vagos, manipuladores y malévolos genera que su pareja se enfrente con otras personas y que ella misma “cave” su tumba relacional. Él queda invicto, confirma que tenía razón sobre sus juicios despreciativos sobre los demás y se asegura de conservar el lugar de refugio de su presa.
  8. Impone su verdad. Él todo lo sabe y siempre tiene razón, con discursos que aparentan ser universalmente verdaderos arrastra a su pareja a su territorio.

Reconocer los patrones de comportamiento narcisista, desde el rechazo de la comunicación directa hasta la imposición de su “verdad”, es el primer paso para liberarse de su influencia tóxica. Es crucial mantenerse alerta y fortalecer la autoestima para no caer en la red de mentiras y desprecio que intentan tejer. Establecer límites y buscar apoyo en personas de confianza son herramientas esenciales para liberarse de esta dinámica destructiva. La clave radica en reconocer el valor propio y negarse a ser presa de quien busca someternos y controlar nuestra vida emocional y mental.

¡Sal de ahí de una vez por todas!

Agenda tu terapia

Amores que lastiman: cuando el amor resta en lugar de sumar

PERSONAS TÓXICAS

(Visited 9.371 times, 1 visits today)