¿Cómo reconocer un buen amor?

¡Cuánto hemos hablado del desamor!, pero hay que dar paso al amor bueno, el amor suficientemente bueno. ¿Cómo reconocer un buen amor?

Sabemos que un buen amor tiene efectos particulares en nuestra persona, en nuestra vida diaria, y en nuestro devenir, quizás algunos de ellos son los siguientes.

Qué importante es conocer las características de las relaciones amorosas que están llenas de crecimiento, bienestar, ternura, deseo, pasión.

Intentaremos darte algunos tips que te faciliten reconocer y construir un buen amor.

  1. Si te conoces y llevas una buena relación contigo mismo, incrementas las posibilidades de construir un buen amor. Si aprendes a amarte superando desamores pasados, incluso de la propia infancia, allanas el camino del encuentro amoroso.
  2. Considera que es imposible conocer del todo al otro. Por eso el hecho de que tanto tú como una futura pareja  sean dos sujetos únicos, irrepetibles, intransferibles, abre las puertas para crecer mediante la presencia y el acompañamiento del otro. 
  3. Pretender que conoces todo del otro no sólo es un autoengaño, sino imposibilita la curiosidad que requiere el descubrimiento amoroso del día con día y lleva a los amantes a considerar que no hay nada más por explorar. Recuerda: tu pareja es un misterio.
  4. Para continuar, la construcción de un buen amor requiere que analices esta frase de Compte Sponville: te quiero como eres. Tal vez no respondes a lo que yo esperaba, pero prefiero tu realidad a mis sueños. La aceptación de las diferencias con tu pareja te permitirá ser explorador activo del amor que se tienen.
  5. El amor suficientemente bueno es también responsable. La responsabilidad es la capacidad de responder, conocer y aceptar las consecuencias de los propios actos. Es imposible hacerte responsable de la satisfacción de tu pareja pues tampoco ella puede hacerse cargo de ti; el sufrimiento surge de esa esperanza. La responsabilidad te habilita para hacerte cargo de tu vida, así como de la permanencia en un buen vínculo amoroso.
  6. El amor que merece la pena se da entre iguales. La relación amorosa implica un intercambio de intereses, deseos y placeres, incluyendo lo erótico. 
  7. Si sumas estas condiciones podrás lograr un amor suficientemente bueno, un buen amor. Sus efectos se dejarán sentir en la paz y tranquilidad que experimentes en su compañía: los amores si bien no son fáciles, sí han de facilitar la vida. También percibirás que el vínculo amoroso te abrirá puertas: surgen en el intercambio ideas, pensamientos y prácticas nuevas en los proyectos vitales de ambos amantes; las opciones de vida aumentan, un amor que limita y constriñe no es amor. 

Y en este cambio de paradigma amoroso, evitemos que el “Mal de Amores” se convierta en un problema de salud publica.

Mejor vayamos convenciéndonos de esas palabras que escribió Tagore, que no por gastadas, dejan de ser sabias: “Si lloras por haber perdido el sol, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas”.

Una relación de pareja siempre requiere un trabajo personal que nutra la unión de las dos personas. Considera una consulta para profundizar en este u otros temas.

El deseo que se sostiene en el tiempo

(Visited 12.032 times, 1 visits today)