Mujer feliz con regalo y fondo de luces

¿Te ha pasadodespertar a la mitad de la noche y, entre el silencio y la oscuridad, sentir una conexión contigo?

 

Seguramente has experimentado esa sensación que puede ser desde tranquila y placentera hasta desafiante y amenazadora. Y, es que ese contacto contigo te muestra algo sobrecogedor: de todas las relaciones que tienes en la vida, la única de la que no podrás nunca esconderte y que dura las 24 horas del día 7 días a la semana es la relación contigo mismo.

 

De todos los seres vivos el único que tiene la capacidad de relacionarse y dialogar consigo mismo es el ser humano. Esta capacidad se debe a una cualidad que lo distingue del resto de las especies: la conciencia. Es decir, sabemos que sabemos, por lo que no sólo somos seres conscientes sino también autoconscientes.

 

Vivir de forma consciente significa darte cuenta de lo que afecta tus acciones, valores y metas y comportarte de acuerdo con aquello que ves y sabes. Significa respetar los hechos de la realidad: tanto los de tu mundo interior como los del mundo que te rodea; es trabajar por superar la negación, la evasión, la enajenación y, por lo tanto, la mentira.

Manos extendiendo un regalo adornado con rodaja de naranja y canela

La complejidad de las operaciones mentales que derivan de esta capacidad son la razón por la que puedes entrar en diálogo contigo mismo y preguntarte, por ejemplo, ¿quién soy?, ¿qué quiero?, ¿hacia dónde voy? De las respuestas a dichas preguntas depende que te sientas a gusto contigo mismo o no. Así intentarás cambiar en pro de tu bienestar y crecimiento, o bien tratarás de acallar esa voz interna que te cuestiona y desafía. Escucharla y atenderla o evadirla e ignorarla son decisiones que tú tomarás; ambas tendrán efectos distintos en ti y en tu modo de vivir. 

 

Entramos en el mundo de las elecciones y decisiones: la conciencia hace que el ser humano, a diferencia de los otros seres vivientes, no actúe solo por instintos e impulsos. Sin duda, has experimentado cómo la vida despliega diversas opciones ante ti y, por lo tanto, se te presenta a cada rato el deseo, la necesidad y la urgencia de elegir. Incluso no elegir es una elección.

Mujer de espaldas en muelle frente a lago

Elige estar mejor

 

La capacidad de elección, derivada de la conciencia, es la que te hace libre. Es gracias a ella que pueden autodeterminarte y, por lo tanto, responsabilizarte de tus acciones mostrándote como un ser ético, capaz de tomar decisiones y hacerse cargo de lo que de ellas derive. Ser libre es un desafío: al tiempo que abre ricas posibilidades es una tarea ineludible.

 

Te permite transformarte y transformar tu mundo, y te da la opción de replegarte y asumir el efecto de que otros decidan por ti dejando pasar la vida ante tus ojos. Es importante insistir en que esta capacidad de pensar y pensarte, si bien es parte de tu naturaleza, no funciona en automático. Tienes libertad de obrar en pro de la expansión de tu conciencia -o en de su contracción- y poner en práctica las siguientes acciones:

 

  • Puedes aspirar a ver más, o a ver menos. 
  • Puedes luchar por saber, o por no saber. 
  • Puedes trabajar para obtener claridad, o bruma. 
  • Puedes vivir conscientemente, o casi inconscientemente.

Éste es, en definitiva, el significado del libre albedrío.

  • PLATICAS

    A través de una charla interactiva con su audiencia Tere Díaz pone “sobre la mesa” conceptos innovadores sobre el tópico tratado así como experiencias personales que le permitieron a ella atravesar retos personales a lo largo de su vida personal y profesional.

  • TALLERES

    Experiencia vivencial de tres horas que facilita el cambio personal. proceso de transformación. A través de actividades teórico prácticas que alternan la exposición de información relevante sobre el tema en cuestión con algunas dínamicas personales o grupales, Tere Díaz, siembra las semillas que permitirán a los y las participantes tomar consciencia de su situación, adquirir  herramientas emocionales y sociales para favoreces su crecimiento personal,  y activar  mediante acciones concretas el proceso de cambio.