¿Desear o ser deseada?

De la serie “Para amar nuestro cuerpo”

Escrito por: Tere Díaz

 

Tiempo de lectura: 3 minutos

 

Históricamente, a las mujeres se nos ha valorado y recompensado por lo que evocamos en los demás, no por lo que deseamos. Poco interesaban nuestras acciones, nuestros sueños e intereses, nuestros proyectos. Nuestro máximo valor consistía en ser objeto de deseo. Y es que desde niñas recibimos –explícitamente o no- el mensaje de que debemos gustar,  y que nuestra apariencia es un elemento clave en nuestras vidas; necesitamos el halago. Preferimos ser deseadas a ser valoradas.

 

Y no tiene nada de malo querer ser deseadas, a todos nos gusta gustar. El problema es centrar el deseo sólo en la mirada del otro (casi siempre de un hombre) dándole el poder de decir si somos atractivas, si tenemos capacidad de seducción, y si somos interesantes y valiosas. Nos alejamos de nuestras propias necesidades, intereses o deseos.  Preferimos ser deseadas a ser valoradas. El deseo de gustar es agradable y genera bienestar psicológico, pero necesitamos integrar mensajes más incluyentes de lo que es ser interesantes y atractivas.

 

Por lo que mi consejo central es: antes de querer gustar aprendamos a gustarnos a nosotras mismas y entender que nuestro autoconcepto no requiere de la aprobación de nadie más. La propia autoestima hemos de generarla con un proyecto de vida significativo, con una vida personal rica y con la construcción de vínculos importantes.

 

Entonces, te dejo una pregunta de reflexión ¿le das prioridad a ser deseada o a lo que tu deseas?

 

Con esto en mente sigue nuestra serie de posts sobre la aceptación del cuerpo y no te vayas a perder este 21 de mayo el taller con  Alessa di Bari Aprende a disfrutar tu cuerpo y tu sexualidad con Alessia di Bari

CATEGORY: Blog, Mujer

También te recomendamos

terediaz

  • PLATICAS

    A través de una charla interactiva con su audiencia Tere Díaz pone “sobre la mesa” conceptos innovadores sobre el tópico tratado así como experiencias personales que le permitieron a ella atravesar retos personales a lo largo de su vida personal y profesional.

  • TALLERES

    Experiencia vivencial de tres horas que facilita el cambio personal. proceso de transformación. A través de actividades teórico prácticas que alternan la exposición de información relevante sobre el tema en cuestión con algunas dínamicas personales o grupales, Tere Díaz, siembra las semillas que permitirán a los y las participantes tomar consciencia de su situación, adquirir  herramientas emocionales y sociales para favoreces su crecimiento personal,  y activar  mediante acciones concretas el proceso de cambio.