El peso del tiempo en la pareja: La separación de Natalie Portman

Hace unas horas corrió la noticia, como suele ocurrir con las relaciones de celebridades, que la actriz Natalie Portman y el bailarín Benjamin Millepied se divorcian tras 11 años de matrimonio. ¿La causa? Una supuesta infidelidad de él con la activista Camille Étienne, o tal vez, ¿Es el peso del tiempo en la pareja?

Escrito por: Tere Díaz

Tiempo de lectura: 5 minutos

Y aunque en muchas ocasiones les he hablado del tema de la infidelidad esta vez quisiera platicarles de algo sumamente importante para las parejas: el peso del tiempo en las relaciones de pareja y de cómo mantener la conexión emocional con nuestro ser amado.

¡Cómo han pasado los años!

Yo siempre digo que los buenos vínculos requieren de tiempo. Y más en las relaciones de pareja, pero es justamente el tiempo el que muchas veces hace que nos desconectemos de la persona que comparte la cama sino gran parte de nuestra vida. Muchas pacientes me preguntan que si bien reconocen en su pareja su amigo, su amante, su partner y hasta su amor, dicen no sentirse enamoradas como lo estaban al principio de la relación, y quizás sea cierto, pues mientras el enamoramiento requiere de cierta lejanía para avivarse, el amor requiere de cercanía para sostenerse y consolidarse, así como algunos compromisos y pequeñas certezas para poder crecer. Esta es una de las contradicciones de la vida pareja.

Por eso, si comienzas a sentirte en esta situación y piensas que el tiempo está haciendo de las suyas en tu relación, aquí algunas claves que te pueden ayudar a reconectar con tu pareja y seguir adelante:

Actitudes para evitar la rutina

No quiero hacer un listado “things to do”, que cualquiera podría mencionar, sin aclarar que sin la disposición personal hacia la novedad, no hay actividad que se pueda ni implementar ni disfrutar. Así que veamos los “prerrequisitos” para sortear la rutina:

  1. Aprende a mirar a tu pareja con curiosidad. Asume que no se le conoces del todo.
  2. Adiestra tu don de palabra. Tener algo que decir da cuenta de tu inteligencia, quererlo compartir muestra tu determinación y usarlo en la conversación es un ejercicio de voluntad. Infórmate e introduce contenidos estimulantes a tus diálogos.
  3. Desarrolla la habilidad de generar estados emotivos de relativa intensidad, emociones suficientemente fuertes que den relevancia a la interacción y resulten conmovedoras.
  4. Tolera cierta incertidumbre abriéndote a no tener todo excesivamente programado. ¡Aplica el factor sorpresa!
  5. Integra cierto matiz transgresor en tu vida. Siempre resulta interesante quien puede invitar al otro a vivir una cierta rebeldía, algo —si se quiere— un tanto “vergonzoso”.
  6. Sostén cierto enamoramiento haciendo uso de la sorpresa, esto siempre  basado en el respeto y la admiración para permite matizar la dura realidad y por tanto la capacidad de seguir asombrándose del otro.

Y no te olvides que “tú y yo no somos uno mismo”. Cada uno requiere enriquecerse en lo personal con espacios privados que cultiven los propios intereses, gustos, sueños y amistades para generar vitalidad individual y poder sumar a los encuentros de pareja. El problema del exceso de unión nos lleva también a otro problema: ¡la saturación!

Agenda tu terapia

Masterclass – 5 SECRETOS para manejar y superar una INFIDELIDAD

Si ríes con tu pareja, seguro que tu relación es feliz

Cuando el amor no da para mucho. La fidelidad y la exclusividad sexual.

(Visited 8.870 times, 1 visits today)