En la actualidad, el creciente número de mujeres maduras y autorrealizadas se sienten insatisfechas de la calidad de sus relaciones amorosas y la dificultad que tienen de encontrar parejas adecuadas para ellas. Las razones son variadas y diversas, pues describe el psicoterapeuta español Antoni Bolinches, en su libro El Síndrome de las Supermujeres, pareciera que mientras los hombres que mejoran, aumentan sus posibilidades de elegir pareja, las mujeres que han pasado por un proceso semejante limitan sus posibilidades de elegir y ser elegidas como pareja. Por su parte, muchas veces los hombres que quieren acercarse a ellas o provocar un encuentro no saben cómo iniciar.

Aquí algunas ideas retomadas del  libro El arte de enamorar del propio Boliches, que si bien, aplican a cualquier persona, los hombres que quieran “enamorar” a una supermujer, deben considerar:

El arte de enamorar

No nos quieren por nuestra necesidad de ser queridos, sino por las aportaciones positivas que hacemos a la relación de pareja. Por tanto, está claro que, cuanto más mejora una persona, queda en mejores condiciones de convertirse en un sujeto amoroso y deseable. Por consiguiente, lo mejor que puede hacer quien desee enamorar, es dedicarse a mejorar.  Para facilitar ese camino, Bolinches propone que utilices una fórmula (basada en el diálogo interior) que, si la aplicas adecuadamente, te resultará de gran utilidad: 

  1. Pregúntate qué aspectos de tu personalidad son evaluados positivamente por los demás.
  2. Pregúntate qué parte de las virtudes que todavía no has desarrollado podrían ayudarte a resultar más atractivo.
  3. Haz un balance de los defectos que los demás han encontrado en ti.
  4. Dialoga contigo mismo para ver hasta qué punto esas informaciones coinciden con tu propio criterio y dedícate a mejorar esos rasgos.

Si haces estas cuatro cosas, conseguirás que tu capacidad de autoanálisis no sólo te sirva para conocerte mejor, sino también para que ese mayor conocimiento se convierta en una guía que te ayudará a optimizar tus valores y a corregir tus defectos, hasta un punto que conseguirás hacer realidad la relación que existe entre la capacidad de mejorar y el arte de enamorar.

Honestidad interior 

Ese ejercicio de introspección, dice el autor, no resulta fácil, sobre todo cuando lo que pretendemos concretar son rasgos intelectuales y caracteriales. Pero vencer esa dificultad permite que, al autoanalizarnos, no sólo tomemos consciencia de aquellos aspectos que pueden ayudarnos a enamorar sino que, al asumir esa tarea sin autoengañarnos, mejoraremos como personas. Así pues, para tener éxito en el amor es mejor que te dediques a mejorar, porque entonces te convertirás en una persona que gusta a las demás.

Quien mejora: enamora

Apliquemos esto a nuestra forma de comportarnos, pues así podremos desarrollar, con posibilidades de éxito, las estrategias que pueden conseguir que la mejor manera de seducir sea seducir a nuestra manera. Para hacer cierto esto, aprovecha todo el enriquecimiento personal que habrá operado en ti durante la fase que has dedicado a mejorarte, pues cuanto mejor estamos con nosotros mismos, más posibilidades tenemos de manejar con éxito los aspectos de nuestra forma de ser que nos ayudan a “seducir”, positivamente hablando, es decir, entendiendo la seducción como la adecuada utilización de nuestros valores y capacidades para despertar el interés amoroso en las personas que nos gustan.

¿Te interesó el tema? 

Te invito a la conferencia internacional El síndrome de las Supermujeres

Compra tus boletos aquí

  • Facebook: Tere Díaz Psicoterapeuta
  • Twitter: @tedisen
  • Instagram: terediazsendra

El amor genera altas expectativas en emparejados, solteros y casados, en gran medida, porque vivimos bombardeados con mensajes sobre ideales amorosos y las celebraciones alrededor suyo. Entre todas las confusiones y crisis que vivimos, una de las que siempre asoman la cabeza es la del malestar amoroso.

El “mal de amores”, como diría Ángeles Mastretta, se deja sentir a diestra y siniestra. Lo aceptemos o no, todos estamos un tanto preocupados por el rumbo de nuestra vida afectiva. 

¿Qué ocurre hoy en día?

Muchos casados piensan que el matrimonio es “un mal necesario” y que la felicidad está en otra parte, mientras que muchos solteros piensan que vivirán el gozo absoluto al encontrar pareja. Algunos están “a la caza de un alma gemela”, otros pasan la vida de desencuentro en desencuentro y en su frustrada compulsión culpan a todos sin tomar responsabilidad sobre sus fracasos.

No olvidemos que somos producto de nuestro momento histórico. A lo largo de los siglos, el concepto de pareja ha respondido más a las exigencias sociales que a las de sus integrantes. ¿Qué ocurre hoy en día? Muchas personas piden a la pareja más que una sensación de plenitud y encuentro total. Buscan sensaciones satisfactorias, únicas e intensas. Sin soltar el “tú y yo somos uno mismo”, tenemos la expectativa de gratificación en diversas áreas de la vida personal y conyugal que –suponemos– el otro nos tiene que proveer.

Parejas en plural

De la pareja “institucional” pasamos a una pareja “romántica”, y llegamos a un tipo de pareja “sensorial”. ¿Qué quiere decir eso? Que queremos una pareja que nos asegure “todo” y nos haga sentir “mucho”. No hace falta decir que eso no se puede sostener…

La ansiedad por sentirnos “seguros”, y la necesidad de tener “certezas totales” asfixian al amor, dejando sólo cenizas de lo que empieza siendo un fuego abrasador. Las emociones son intensas en un principio, pero con el tiempo se vuelven fugaces. Aún así, los amores actuales prefieren “arder que durar”, pero una vez que el fuego se apagó, los amantes no entienden cómo calmar el frío interno que les queda.

 

¿Te interesó el tema?

Te invitamos a nuestra conferencia Amores de Paso

Compra tus boletos aquí

  • Facebook: Tere Díaz Psicoterapeuta
  • Twitter: @tedisen
  • Instagram: terediazsendra
  • PLATICAS

    A través de una charla interactiva con su audiencia Tere Díaz pone “sobre la mesa” conceptos innovadores sobre el tópico tratado así como experiencias personales que le permitieron a ella atravesar retos personales a lo largo de su vida personal y profesional.

  • TALLERES

    Experiencia vivencial de tres horas que facilita el cambio personal. proceso de transformación. A través de actividades teórico prácticas que alternan la exposición de información relevante sobre el tema en cuestión con algunas dínamicas personales o grupales, Tere Díaz, siembra las semillas que permitirán a los y las participantes tomar consciencia de su situación, adquirir  herramientas emocionales y sociales para favoreces su crecimiento personal,  y activar  mediante acciones concretas el proceso de cambio.