1,2, 3 para decidir…que no quiero ser madre

Tiempo de lectura dos minutos 

Las rutas que se toman para no ser madre son diversas y los motivos multifactoriales. Unas mujeres, las menos, lo deciden desde la infancia y la adolescencia, y mantienen su resolución. Algunas recorren caminos más largos, pero no por eso lineales o predecibles, pero eso sí, la no maternidad la perciben generalmente como “un vapor” que las rodea y las acompaña a lo largo de ese trayecto. Otras han vivido distintas experiencias conyugales, sexuales, familiares, laborales y profesionales que las hacen dudar, las meten en conflicto, o simplemente las llevan a postergan la decisión.

Sea cual sea el caso, la decisión de la maternidad es absolutamente personal y cada mujer la toma o la descarta de manera distinta.

Empecemos por no discrimirnar

El discurso y presión social sobre las mujeres sin hijos se pone en práctica por medio de estigmas y los estereotipos que se cobijan bajo comentarios y expresiones como: “¿Quién te va a cuidar cuando seas mayor?, se te va a pasar el cuarto de hora”, te vas a morir sola, una mujer no está completa sin un hijo,  “congela tus óvulos, puedes arrepentirte después”, Para cuándo los hijos?”,, “Ten un hijo aunque no tengas pareja”, “No niegues tu naturaleza. Cuando te enamores de verdad cambiarás de parecer. Busca una pareja con la que desees tener hijos. Frases hechas que muchas mujeres han escuchado a cierta altura de sus vidas.

Es que todavía se juzga y critica a quienes no desean ser madres, y se las piensa desde un lugar  triste porque que no han podido formar familia, porque no tienen pareja, o están solteras, o se asume que quisieron pero no pudieron.

Lo que con frecuencia no ve la sociedad es que hay muchas mujeres que simplemente no desean traer una persona al mundo.  La mayoría de ellas han tenido que lidiar con la presión social y se han sentido agobiadas en distintas circunstancias, ya sean familiares, laborales o hasta con gente desconocida.

Razones (que dan las mujeres) para no ser madres

 Con lo anterior en mente hemos juntado algunas de las causas por las que muchas no quieren embarcarse en el determinante camino de la maternidad. Creemos que esto puede servir para que las que no quieren ser madres no se sientan solas, de hecho hay una gran cantidad de mujeres que suscriben esta forma de vida.

¿Por qué no queremos ser madres?

  1. Son desordenados, no son “la mejor inversión” (nunca regresan lo que se les invierte), son ruidosos, quitan el tiempo, eso si no consideramos cuando tienen necesidades especiales, son muy caros.
  2. Eludir la dedicación que conlleva la crianza, hasta motivaciones políticas (como combatir la sobrepoblación mundial) o traumas personales heredados de infancias difíciles.
  3. La paternidad y maternidad, cuando se hace bien, es un trabajo difícil e importante y ha de ser solo para la gente que lo desea. Se tienen menos hijos por razones económicas y por problemas de infertilidad, pero también por libre elección.
  4. La presión social de familiares y amigos, creencias sobre lo que significa tener un hijo, etcétera.
  5. Motivos profesionales y la imposibilidad de las mujeres de no llegar a altos puestos.

    ***

    Sabemos que decidir no es fácil, y por eso queremos invitarlas a todas a una conferencia hecha para despejar dudas y tomar la mejor opción para nosotras.

    Para comprar los boletos entra aquí

CATEGORY: Bienestar, Familia, Mujer

También te recomendamos

terediaz

  • PLATICAS

    A través de una charla interactiva con su audiencia Tere Díaz pone “sobre la mesa” conceptos innovadores sobre el tópico tratado así como experiencias personales que le permitieron a ella atravesar retos personales a lo largo de su vida personal y profesional.

  • TALLERES

    Experiencia vivencial de tres horas que facilita el cambio personal. proceso de transformación. A través de actividades teórico prácticas que alternan la exposición de información relevante sobre el tema en cuestión con algunas dínamicas personales o grupales, Tere Díaz, siembra las semillas que permitirán a los y las participantes tomar consciencia de su situación, adquirir  herramientas emocionales y sociales para favoreces su crecimiento personal,  y activar  mediante acciones concretas el proceso de cambio.