¿Qué son las adicciones, y cómo empezar a superarlas?

…Tiempo de lectura tres minutos

Ah como hablamos de adicciones de distintos tipos; al sexo, al juego, al alcohol, etcétera. Atravesar una enfermedad de este tipo es una de las situaciones más difíciles que existen, no solo para él que las sufre, sino para las personas que lo rodean. Además, tristemente en el siglo XXI, la búsqueda patológica de recompensa es uno los problemas más comunes que existen, ya que se ha insertado a la vida cotidiana.

Y aunque nuca habían habido tantos dependientes – a sustancias o actividades– , tengo que decirles que las adicciones siempre se han considerado como una debilidad moral; una dificultad para enfrentar al mundo; una especie de dolor espiritual. No obstante para comprenderlas tenemos que sacarnos de la mente lo que se “dice de ellas” y encontrar su lado más profundo. En este sentido, lo primero que habría que quitarnos de la cabeza es la idea de que tener una adicción sólo están relacionado con la falta de voluntad.

¿Cómo entender una adicción?

Aunque los procesos adictivos de las personas son distintos, todos se manifiestan por la búsqueda sin control de la felicidad a través de la relación con un objeto o una sustancia. En otras palabras, los adictos buscan, de una manera rápida, un estado de tranquilidad que les permita callar sus múltiples inquietudes internas.

El alcohólico lo experimenta cuando va a un bar, el ludópata cuando apuesta, el adicto al sexo cuando ve sus videos. Al estar en contacto con aquello que les hace olvidar y disfrutar se sienten intocables e infalibles. Por unos minutos lo pueden controlar todo, y su sensación de pena y angustia se adormece.

La mente de un adicto

En primera instancia hay que hacer un trabajo con la ansiedad. Por eso los invito a no tratar ninguna adicción desde la inteligencia; la razón de este padecimiento es emocional no intelectual, al punto que se puede resumir como. “Quiero lo que quiero y lo quiero ahora”.

Craig Nakken en su libro Personalidad Adictiva, nos explica que las personas con adicciones tienen un objetico principal: satisfacer su urgencia. Esta lógica los lleva a establecer prioridades que sólo tienen que ver  con determinada droga o actividad. Nada importa más que esos minutos en los que su adicción deambula por su cerebro. Hacer esto no sólo las aísla del mundo, sino que en ocasiones las hace manipular su entorno para obtener lo que quieren. 

Primeros pasos para tratar una adicción

Como lo mencioné anteriormente este no es un tema fácil. En ese sentido, cuando estamos ante la presencia de una adicción recomiendo consultar a todos los expertos que se pueda para hacerle frente. Mientras, aquí les dejo algunos pasos que los ayudarán con el proceso de sanación.

Reconocer el problema. El adicto debe de dejar de mentirse a sí mismo y ponerle palabras a la situación.

Conseguir la ayuda necesaria. Nadie puede solo, por eso hay que buscar apoyarse con amigos, familia y personas capacitadas para hacerle frente al problema.

Dejar de asociar la adicción con la debilidad. Las recaídas son parte de la sanación, y eso no tiene nada que ver con la fortaleza interna. Tenemos que recordar que estamos en un proceso largo y ser buenos con nosotros mismos.

Mantenerse limpio. Estar lejos de lo que nos hace daño, va más allá de las seis semanas de limpieza. Es un compromiso de vida en el que día a día se toma la decisión de estar sano.

Espero que este sea el inicio de algo bueno

***

Si te gustó esto también te recomendamos

Algunos secretos para tener mucho amor propio

La asertividad: una virtud inadvertida que todos debemos tener

Si tú o algún conocido necesita ayuda, hagan un cita en Psicoterapia de la Montaña

CATEGORY: Familia, Mujeres y hombres

También te recomendamos

terediaz

  • PLATICAS

    A través de una charla interactiva con su audiencia Tere Díaz pone “sobre la mesa” conceptos innovadores sobre el tópico tratado así como experiencias personales que le permitieron a ella atravesar retos personales a lo largo de su vida personal y profesional.

  • TALLERES

    Experiencia vivencial de tres horas que facilita el cambio personal. proceso de transformación. A través de actividades teórico prácticas que alternan la exposición de información relevante sobre el tema en cuestión con algunas dínamicas personales o grupales, Tere Díaz, siembra las semillas que permitirán a los y las participantes tomar consciencia de su situación, adquirir  herramientas emocionales y sociales para favoreces su crecimiento personal,  y activar  mediante acciones concretas el proceso de cambio.