No todos los solteros y solteras son iguales; un estilo de vida individual se percibe diferente según la edad de la persona. Marie France Hirigoyen, en su  libro Las nuevas soledades, hace algunas distinciones. 

No somos iguales

De los 20 a los 35 años, las personas solas aún esperan el encuentro del “gran amor”, pero la prolongación de los estudios y la falta de estabilidad laboral hace que los “compromisos” relacionales se posterguen.

Entre los 35 y los 45 años, particularmente las mujeres, se cuestionan el tema de tener o no hijos. Algunas profesionistas con puestos de alto rango esperan el límite biológico para analizar si se van a embarazar. Tanto hombres como mujeres experimentan esta etapa como un estado pasajero. 

Después de los 45 años, llega a menudo “la individualidad de los divorciados”, quienes, tras años de relaciones que dejaron de tener sentido para ellos, retoman su vida autónoma priorizando sus deseos, intereses y valores. 

Los solteros seniors, de entre 60 y 75 años siguen siendo muy activos. Varios aún gustarían de tener una relación pero muy pocos anhelan formalizar. Otros prefieren su absoluta individualidad: si tienen hijos, dividen su tiempo entre ellos y las amistades. La mayoría se permite gustos estereotipados como viajes o gustos lujosos.

Vive tu soltería de manera plena

No podemos negar que la vida individual incluye la paradoja de no escapar a cierto sufrimiento por los prejuicios que imperan en la sociedad y, a la vez, de procurar el goce de una buena dosis de paz y libertad. Quédate con lo segundo y recuerda que más que un estado civil, la soltería es un estilo de vida: una experiencia puede ser enriquecedora y placentera si así lo deseas. Lograrlo depende de ti. 

 

¿Te interesó el tema?

Te invitamos a nuestro Taller SobreVIVIR la soltería

Compra tus boletos aquí

  • Facebook: Tere Díaz Psicoterapeuta
  • Twitter: @tedisen
  • Instagram: terediazsendra

No todos los solteros viven igual su soltería; ¿cuáles son las diferencias entre estos grupos de solteros? o ¿cómo se conciben los habitantes de cada uno de estos territorios?

ROJO: ARROJADOS

  • Piensan que la vida es mejor en pareja. 
  • Se sienten inadecuados o rechazados porque no han encontrado a su “media naranja”.
  • Posponen proyectos estimulantes o valiosos por darse a la tarea de encontrar “su amor ideal”.
  • Piensan que lo que hasta hoy habían vivido era “válido” porque eran jóvenes y estaban en etapa de experimentar.
  • Consideran que el ingreso a la “madurez” se los da el casarse y tener hijos. 
  • Creen que lo que da significado a sus vidas son los vínculos de pareja, y no los diversos vínculos amistosos, laborales y culturales. 

AMARILLO: EN TRANSICIÓN

  • Han comenzado a soltar “las cargas” de un rompimiento. 
  • Comienzan a apreciar las bondades de la individualidad y su estilo de vida empieza a tener descubrimientos interesantes. 
  • Están abiertas a las posibilidades que este estatus les pueda brindar como…
  • Recorren un proceso de aceptación de su soltería. 
  • Se resisten menos a lo que están viviendo e integran mejor su nueva realidad. 
  • Si bien, la incertidumbre sigue siendo parte de su vida, experimentan una esperanza que los abre a vivir experiencias diversas, a cuestionar la vida convencional.
  • Desafían los prejuicios y mitos relacionados con la vida individual. 

VERDE: POSICIONADOS 

  • Valoran y defienden su soltería. 
  • Entienden que no todas las personas tienen la vocación de la vida matrimonial.
  • No sienten culpa por vivir de una forma “diferente”.
  • Priorizan su crecimiento profesional y tienden a ser exitosos laboralmente.
  • Ven en su trabajo una fuente de satisfacción y de servicio. 
  • Refuerzan su autoconcepto.
  • Obtienen reconocimiento social.

¿Te interesó el tema?

Te invitamos a nuestro Taller SobreVIVIR la soltería

Compra tus boletos aquí

  • Facebook: Tere Díaz Psicoterapeuta
  • Twitter: @tedisen
  • Instagram: terediazsendra

Las “malas lenguas” y algunas investigaciones dejan ver que la vida llevada de manera individual está en aumento. Se pronostica que, para mediados de siglo, una tercera parte de los hogares de nuestro país serán unipersonales. Es evidente que, en los últimos tiempos, los humanos hemos migrado de un estilo de vida comunitario a una rampante individualización. 

 

El camino no ha sido sencillo…

Recorriendo la historia, encontraremos que, a partir de la modernidad, triunfaron valores antes despreciados: progreso, comunicación, felicidad, libertad e individualidad. Se deja atrás el llamado “oscurantismo” y el teocentrismo de la Edad Media para retomar al hombre como centro del universo y a la razón como eje para combatir la ignorancia, la tiranía y la superstición. Con el triunfo del capitalismo en el siglo XIX queda coronada la primacía del individuo.

Factores que detonaron la vida individual

La culminación de la individualidad se gesta en el siglo XX con una serie de avances tecno-científicos nunca antes vistos, así como varios movimientos sociales que cambiaron nuestra mane-ra de pensar: la revolución sexual, con la legitimación del placer, invitó a los individuos a explorar sus cuerpos y cuestionar sus relaciones a favor de la satisfacción personal; el movimiento feminista dotó a las mujeres de poder y las posicionó en la vida pública tras años de enclaustramiento doméstico. Hace poco, era imposible vislumbrar la vida a solas. En términos prácticos, se necesitaba de una familia aglutinada para reproducirse… y producir.

 

Abramos a la puerta soltería

Pero con todo y los logros de la tan preciada conquista de la vida individual, la experiencia misma de la soltería, de pronto, tiene un toque surrealista (y algunos retos por superar): ¿Será real lo que vivimos nuevas caras de la soltería? ¿Son acaso un cúmulo de sueños de los que vamos a despertar? 

Yo digo que no “abramos la puerta” a las irrupciones de aquellos que aún estigmatizan la vida en “solo” y, en cambio, sí permitámonos la experiencia de dejarnos envolver por el discreto encanto de una vida individual…

¿Te interesó el tema?

Te invitamos a nuestro Taller SobreVIVIR la soltería

Compra tus boletos aquí

  • Facebook: Tere Díaz Psicoterapeuta
  • Twitter: @tedisen
  • Instagram: terediazsendra

Aunque la vida de pareja en muchos contextos sigue siendo “la norma”, cada vez son más las personas que quieren una vida individual, que la disfrutan, y que se construyen a través de ella. Ni la crisis económica de los últimos tiempos, a consecuencia de la pandemia, ha podido parar esta tendencia y sin importar las razones que las orillan a ello, cada vez son más los hombres y las mujeres que deciden disfrutar de su “soledad”. El camino no ha sido sencillo, pero hoy, más que nunca, ser soltero está de moda. 

¿De dónde viene este cambio de perspectiva?

Eric Klinenberg, sociólogo de la Universidad de Nueva York, destaca en su libro Going Solo los siguientes: 

  • El incremento de la esperanza de vida.
  • La incorporación de las mujeres al mercado laboral.
  • El rechazo de los jóvenes a compartir vivienda y a comprometerse.
  • La revolución en las comunicaciones, que permite el contacto permanente con los demás.

Estos factores según Klinenberg, empujan a superar el antiguo estigma del “soltero” o el “solitario”, y resaltan los privilegios de la vida individual. ¡Y es que las ganancias son muchas! Además de la conquista del espacio y el tiempo personal, los “solos” pueblan los rincones de las ciudades y llenan de vida los espacios públicos. Forman grupos con personas que comparten intereses y valores, gastan más en ellos. 

Ser “solo”

Ser “solo” (o “ sola”) hoy tiene incluso un sesgo de éxito y libertad. En particular para las mujeres, actualmente las solteras tienen la oportunidad de demostrar que pueden vivir una vida plena sin la necesidad de casarse o tener pareja.

¿Te interesó el tema?

Te invitamos a nuestro Taller SobreVIVIR la soltería

Compra tus boletos aquí

  • Facebook: Tere Díaz Psicoterapeuta
  • Twitter: @tedisen
  • Instagram: terediazsendra

Estar bien consigo mismo no es cosa que se logre con facilidad, pero la soltería pone el 50% de las condiciones necesarias para lograrlo, que es tener tiempo con uno mismo. El otro 50% le toca a cada quién. ¿Pero por qué a algunos les resulta tan desabrida la vida sin pareja? 

La vida es un pastel con varias rebanadas

Preguntémonos cuántas áreas de desarrollo y satisfacción tiene una persona. Hay quienes sostienen su vida con sólo dos o tres dimensiones (pareja y trabajo, por ejemplo). ¿Qué pasa cuando hay una de estas crisis entra en crisis? El equilibrio se pierde y la gente se puede venir abajo. Si tenemos seis o siete áreas de desarrollo y satisfacción, en cambio (por ejemplo la profesional, la social, la familiar, la del cuidado físico, la intelectual, la artística, la cultural, la deportiva, la espiritual, etcétera), el equilibrio se sostiene en caso de que alguna de ellas se desestabilice. Así pues, ¿por qué darle un peso desproporcionado a la relación de pareja? Por supuesto que lo tiene, pero debe tomarse en su justa dimensión. La soltería, por el tiempo libre que ofrece, constituye una enorme oportunidad de desarrollo personal.

 

Tú eres tu mejor compañía

Aprender a estar con uno mismo aporta un autoconocimiento mayor, así como crecimiento y evolución. Recuerda, sobre todo si estás viendo tu soltería como algo temporal, que si no eres una buena compañía para ti mismo, difícilmente lo serás para alguien más. En cambio, quien disfruta su soledad con la conciencia de que es una persona completa, muy probablemente cesará de actuar como si estuviera “trunco”. Dejará, entonces, de ser un alma en busca de “su media naranja”, para convertirse en un alma al 100%.

¿Te interesó el tema?

Te invitamos a nuestro Taller SobreVIVIR la soltería

Compra tus boletos aquí

  • Facebook: Tere Díaz Psicoterapeuta
  • Twitter: @tedisen
  • Instagram: terediazsendra

Tiempo de lectura tres munutos …

El mundo en que vivimos nos presenta día a día multiplicidad de retos. Aunque la vida se ha enriquecido con los avances científicos y sociales, también se ha vuelto complicada. Los cambios acelerados y la necesidad de adaptarnos a ellos generan con frecuencia infinidad de efectos en nuestro cuerpo, en nuestra psique y en nuestras relaciones. Entonces vale la pena preguntarnos ¿por qué no vamos a terapia?

Tenemos que reconocer que en la vida existen situaciones y desafíos que generan sufrimiento emocional; en ocasiones innecesario, en ocasiones indispensable, pero siempre útil para entendernos, aceptarnos, transformarnos y manejar nuestra vida oportunamente.

El problema es cuando acallamos lo que nos pasa y agudizamos los síntomas que generan malestar, y aún en medio de noches sin sueño, relaciones con pleitos, decisiones con miedo, nos negamos a pedir ayuda o a consultar.

Los problemas no se resuelven solos

¿Acaso no es común pedir opinión a abogados, médicos, fiscalistas, para asuntos diversos en los que requerimos un cierto apoyo antes de actuar?. Y es que la ayuda terapéutica profesional, aún en pleno siglo XXI, tiene que combatir múltiples prejuicios.

Parece mentira que cuando se trata de resolver un problema relacionado con nuestro desarrollo profesional estamos abiertos a emprender cursos, a adquirir nuevo equipo, y a consultar a expertos en su materia. Mientras que en los atorones de la vida personal nos conformamos con pensar que para salir adelante lo único que tenemos que hacer es echarle ganas y casi esperar a que los problemas se resuelvan solos.

Si bien el paso del tiempo los consejos de los amigos, las lecturas oportunas, el ejercicio físico y el descanso son aliados valiosos para resolver conflictos y transitar experiencias dolorosas, no siempre son suficientes para repuntar.  

Reconozcamos nuestros sentimientos 

Más allá de los juicios y prejuicios con respecto a la psicoterapia, el primer paso para avanzar en nuestra relación con nosotros mismos es reconocer los problemas mentales que nos aquejan. Después hay que respirar, tener la valentía de reconocer que solos no podemos y que necesitamos ayuda para estar mejor. 

Dicho lo anterior, aquí les dejamos algunos sentimientos que comparten aquellos que podrían beneficiarse de una terapia…

  • Estar atrapados en algún problema que nos rebasa.
  • Padecemos alguno de estos síntomas: insomnio, angustia, pensamientos obsesivos, cansancio crónico, cierta tristeza.
  • Nos sentimos desconcertados al experimentar un dolor profundo y un sufrimiento intenso, que no podemos ni superar ni manejar.
  • Estamos desgastados y sentimos que formamos parte de círculos viciosos que nos agobian.

¿Cómo reconocer que requiero pedir ayuda profesional?

 No vale la pena llegar a un sufrimiento extremo o a sentirse asfixiado y hundido para acudir a terapia: detectar el síntoma a tiempo facilitará una rápida solución.

Cuando sientan un malestar que no logran solucionar, tras dos o tres intentos, y observen que dicho fastidio se mantiene por un periodo sostenido de tiempo, es el momento de solicitar ayuda profesional.

***

Si deseas profundizar y trabajar de manera personal en los puntos señalados anteriormente, puedes consultar con algún especialista del equipo que he formado en Psicoterapia la Montaña al 5545548535 o al 5515570199

  • PLATICAS

    A través de una charla interactiva con su audiencia Tere Díaz pone “sobre la mesa” conceptos innovadores sobre el tópico tratado así como experiencias personales que le permitieron a ella atravesar retos personales a lo largo de su vida personal y profesional.

  • TALLERES

    Experiencia vivencial de tres horas que facilita el cambio personal. proceso de transformación. A través de actividades teórico prácticas que alternan la exposición de información relevante sobre el tema en cuestión con algunas dínamicas personales o grupales, Tere Díaz, siembra las semillas que permitirán a los y las participantes tomar consciencia de su situación, adquirir  herramientas emocionales y sociales para favoreces su crecimiento personal,  y activar  mediante acciones concretas el proceso de cambio.