Las mujeres somos distintas a los hombres por varias razones. Las más obvias y evidentes, por las biológicas y luego, por la serie de categorías sociales ligadas intrínsecamente a nuestro género. Pero también por el contexto en el que nos desarrollamos y la realidad que vivimos. Por eso, hablar de violencia y en particular de violencia de género en México es central si tenemos en cuenta el siguiente dato: en el país al menos 6 de cada 10 mujeres han enfrentado un incidente o acto de violencia, según ONU Mujeres. Esta y otras cifras de violencia, obligan a sumar esfuerzos y estrategias para erradicarla. Una de las principales rutas consiste en visibilizar, de ahí la importancia de conocer qué es la violencia por razón de género, sus tipos y modalidades. 

 

Violencia de género 

 

La violencia por razón de género debemos entenderla como toda palabra, acto u omisión hacia las mujeres, que tenga (o pueda tener) como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico, así como la coacción o la privación arbitraria de la libertad ya sea en el ámbito público o privado. 

 

Tipos de violencia 

  • Psicológica
  • Patrimonial
  • Económica
  • Física
  • Sexual 
  • Feminicidio, siendo este el grado más alto de violencia contra las mujeres, y que según la destacada investigadora feminista Marcela Lagarde no solo es el asesinato de mujeres, sino que incluye la falta de responsabilidad del Estado por la cantidad de casos impunes. 

 

Éstas violencias pueden ocurrir en el ámbito familiar, escolar, laboral, en las relaciones de pareja, en diversas instituciones y en los espacios públicos.

Si bien, hoy muchas empresas e instituciones educativas y de carácter público empiezan a implementar acciones para prevenirla, y con ello, comienza a haber una serie de normas de tipo legal que introducen la obligatoriedad de protocolos y unidades género al interior de las instituciones públicas, en el resto del país aún persisten situaciones simbólicas y de carácter estructural que impiden a las mujeres escapar de esta realidad. 

 

Sin duda, reflexionar sobre la complejidad del entramado que atraviesa la violencia contra las mujeres para prevenirla y en su caso, denunciarla es es el primer paso para construir un mundo más armónico y equitativo. 

 

Lograr su eliminación se convierte en una tarea obligatoria de todas y todos, y hoy Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres y las niñas es una buena razón para recordarlo. 

 

Para cerrar el año…

Te invito a mi próxima conferencia Herramientas para cerrar el año con paz y esperanza

Compra tus boletos aquí

  • Facebook: Tere Díaz Psicoterapeuta
  • Twitter: @tedisen
  • Instagram: terediazsendra

 

Tiempo de lectura tres minutos…

El término Gaslighting no tiene una traducción como tal porque derivó de la película clásica titulada Gaslight. Una cinta que nos cuenta la historia de un hombre que manipula a su pareja para hacerle creer una serie de sucesos que él mismo provoca con el objetivo de que ella comience a tener ataques de ansiedad, no quiera salir de casa, y poco a poco pierda la razón.

¿Qué es el Gaslighting?

Es una forma de abusar emocionalmente de una persona por medio de la manipulación, hasta lograr que dude de su propio juicio, memoria y percepción de la realidad. Se trata de un tipo de violencia muy sutil y peligroso porque nos convence de que algo está mal en nosotros; que tenemos la culpa de lo malo que sucede en nuestra relación de pareja.

Puede ocasionarnos inseguridad en cualquier ámbito de nuestra vida, y hacer que dependamos de la opinión de otros para poder sentir algún tipo de inseguridad. El Gaslighting nos aleja de las personas que se preocupan por nosotros, y opinan sobre nuestra relación por creer que no tienen la mejor intención para con nosotros, cuando en realidad solo quieren ayudarnos a salir de una relación tóxica, que no nos hace nada bien.  

¿Somos víctimas del Gaslighting?

Para todas las personas que son víctimas de este tipo de relaciones el consejo principal es salir de ahí lo antes posible y buscar ayuda profesional que permita, entre otras cosas, abandonar el autoengaño y recuperar poco a poco la confianza y el amor que perdimos.

Dicho eso, a continuación, les dejamos cinco señales para detectar si estamos involucrados en este tipo de relación:

Límites

*Por lo general en una discusión la pareja dice: “estás loca” “deberías de medicarte”, “estás mal”.

*En la relación se minimiza lo que la víctima siente o lo que piensa con frases como: “estás exagerando”,  “yo nunca dije eso”, “no fue así, estás mintiendo”, “qué sensible eres, era broma”.

*El maltratador hace todo lo posible por quedar como la víctima y convence al agraviado de que no tiene la culpa, cuando en verdad sí la tiene.

*Son personas que mienten compulsivamente, y todo lo que vaya en contra de ellos sostendrán que no es verdad.

*Critican los gustos de la víctima y llevan la contraria en cualquier tema, incluso, en temas banales.

Los efectos del Gaslighting

Los efectos a mediano y a lago plazo del Gaslighting son severos. Este tipo de vínculo nos hace dudar de nuestra capacidad de memoria. El abusador manipula tanto la comunicación, que convence a la víctima de que los hechos no ocurrieron tal como sucedieron.

Por su parte, la persona agraviada también duda de su propio raciocinio. Cree que no puede tomar decisiones porque no es capaz, y por ello, necesita la aprobación de otros para elegir cualquier aspecto de su vida.

Es tanta la manipulación, que la víctima termina por asumir que tiene un trastorno psicológico que explica sus “repetidas” fallas dentro de la relación. Se culpabiliza a sí misma e incluso puede llegar a sentir que no es suficiente, a perder su autoestima y auto sabotearse.

violencia

Si somos víctimas del Gaslighting, ¿qué podemos hacer?

Tenemos que confiar en nuestra intuición interna, y si sentimos que algo no está bien en nuestra relación hay que hablarlo con la otra persona, y expresarle sin temor lo que pensamos y lo que no nos hace bien.

La comunicación es uno de los pilares más importantes en una relación. Si no existe es una señal de que las cosas no están funcionando.

En caso de saber que estamos en una situación de Gaslight, no debemos buscar la aprobación de nuestra pareja, simplemente lo que podemos hacer es expresar cuando estemos en desacuerdo con alguna situación

Aclarar que aunque entendemos otros puntos de vista, pensamos distinto, sin ningún temor  de buscar una solución y llegar a un acuerdo.

 

Trabajemos con nuestra asertividad para hacer valer nuestros propios intereses con dignidad

***

Si te gustó esto te podemos recomendar

¿Qué es un perverso narcisista y cómo detectarlo?

CÓMO IDENTIFICAR A UN PATÁN

Violencia en Casa

 

Si tú o algún conocido necesita ayuda, hagan un cita en Psicoterapia La Montaña

 

Autora: Margarita Huertas

…Tiempo de lectura 2 minutos

En la década de 1950, el psicoanalista francés Paul-Claude Racamier creó el concepto de «perverso narcisista». Según su definición, existen personas que tienen la necesidad –y la capacidad– de protegerse de sus problemas internos a través de hacer sentir mal a los otros.

Se trata de gente que sabe manejar el doble sentido de las situaciones. Gente que manipula para evitar un conflictos y ponen todo a su favor. Logran que los demás se sientan culpables cuando probablemente no causaron del problema. En ese sentido,  el narcisista  siempre se convierte en la víctima para sentirse superior.

Ante la sociedad, son aparentemente amables y tranquilos, pueden fingir compasión por los demás y ser serviciales para poder lograr algo a cambio. Se muestran seguros de sí mismos y tienen sentido del humor.

¿Cómo reconocer a un perfecto narcisista?

Al tener tantas habilidades sociales, es complicado detectar cuando estamos ante la presencia de este tipo de personalidades. Sin embargo, hay una serie de banderas rojas que nos permitirán saber cuando estamos ante la presencia de alguno. 

1.Son personas poco empáticas con los problemas de los demás, aunque quieran demostrar lo contrario. 

2.Cuando no opinamos igual que ellos, tienden a enojarse porque se sienten atacados y quieren demostrar que tienen la razón.

3.No se hacen cargo de sus problemas y señalan a los demás como culpables de lo malo que les pasa.

4.Utilizan la violencia verbal. Por medio de la palabra someten a su víctima y la hacen sentiese mal con lo que es y con lo que hace. 

5. Usan la comunicación paradójica como un arma para que la confusión e incertidumbre prevalezcan  y los demás no se alejen de ellos. Por lo general, utiliza frases como: “No puedo dejarte porque no puedo vivir sin ti” “Te quiero, pero tú tienes la culpa de todo”, etc.

6.No toman en cuenta los sentimientos de la otra persona, a no ser que sea para manipularla y la pueden orillar a serios problemas mentales como la depresión, la violencia, la locura, y a casos más graves como el suicidio.

¿Qué hacer si estoy con una persona narcisista?

Si ya descubrimos que tenemos un vínculo con uno de ellos lo más recomendable es alejarnos. Probablemente el narcisista se opondrá y hará todo lo posible para retenernos, por eso tenemos que pedir ayuda profesional, para de ese modo tener las herramientas necesarias, ser fuertes y tomar esa decisión por el bien de nosotros mismos.

La violencia vivida con un perfecto narcisista puede crear un estado de confusión en donde no seamos capaces de ver la realidad.

Mereces el amor que das, no te conformes con menos.

***

Si te gustó esto te podemos recomendar

CÓMO IDENTIFICAR A UN PATÁN

El síndrome de Don Juan (o la manía de querer más y más mujeres) 

¿Irme o quedarme en una relación sentimental?

Si tú o algún conocido necesita ayuda, hagan un cita en Psicoterapia La Montaña

 

Autora: Margarita Huertas

  • PLATICAS

    A través de una charla interactiva con su audiencia Tere Díaz pone “sobre la mesa” conceptos innovadores sobre el tópico tratado así como experiencias personales que le permitieron a ella atravesar retos personales a lo largo de su vida personal y profesional.

  • TALLERES

    Experiencia vivencial de tres horas que facilita el cambio personal. proceso de transformación. A través de actividades teórico prácticas que alternan la exposición de información relevante sobre el tema en cuestión con algunas dínamicas personales o grupales, Tere Díaz, siembra las semillas que permitirán a los y las participantes tomar consciencia de su situación, adquirir  herramientas emocionales y sociales para favoreces su crecimiento personal,  y activar  mediante acciones concretas el proceso de cambio.