¿Qué hago si me siento culpable después de tronar?

Frecuentemente surge la pregunta, ¿Qué hago si me siento culpable después de tronar?. Este artículo se centra específicamente en la persona que decide terminar la relación.

Escrito por: Tere Díaz

Tiempo de lectura: 6 minutos

Si bien, retirarse de una relación es una decisión complicada, que nos enfrenta a muchas dudas e inseguridades. El temor a dejar algo que fue o podría ser muy bello, el temor a lastimar a alguien que se amó, el miedo a la soledad, etc., son cuestiones que pueden llevarnos a retrasar el planteamiento de la separación buscando no tomar una decisión al vapor.

Si fuiste quien propuso poner fin a la relación, es probable que hayas estado sintiendo incomodidad durante un tiempo y preparándote para dar ese paso. Seguramente, dar el paso y mantenerlo te hizo sentir cierta culpabilidad, en mayor o menor medida. La culpa genera remordimientos y una sensación de ser indigno, malvado y cruel.

En general, la culpa se presenta cuando tus acciones no están alineadas con tus pensamientos, generalmente porque tus acciones no cumplen alguna norma que tienes en tu interior.

Nuestro comportamiento está guiado por un código interno, que se formó en gran parte años atrás bajo la influencia de nuestros padres y educadores principales. Este código está compuesto por normas que operan en nosotros, algunas conscientes y otras inconscientes.

El sentimiento de culpa puede ser funcional si te ayuda a resolver un problema, a cuidar de ti mismo y de los demás, y a reparar los daños causados por acciones incorrectas.

Sin embargo, existe una culpa disfuncional que solo agrega sufrimiento a tu vida, convirtiéndose en un problema adicional.

Es fundamental tener discernimiento y flexibilidad para distinguir a quién corresponde cada “culpa”. Es decir, cada miembro de la relación hizo y dijo cosas por las que deben asumir responsabilidad. No se puede ni se debe delegar la responsabilidad de nuestros actos a otros para evadir la responsabilidad. En muchas ocasiones, sentimos culpa por algo que realmente no estaba en nuestras manos evitar. Otras veces, somos responsables de cosas que no hemos notado o que no queremos aceptar.

¿Qué hago si me siento culpable después de tronar? Cuando te enfrentas a la decisión de terminar una relación, es importante considerar los siguientes puntos:

  1. Reconoce y valora los esfuerzos y intentos que realizaste para resolver los problemas antes de decidir romper. A veces, la culpa proviene de pensar que no se hizo lo suficiente para arreglar las cosas.
  2. Vuelve a experimentar la insatisfacción y el sufrimiento que te motivaron a salir de la relación. Esto es crucial para mantener en ti las razones que te llevaron a tomar esa decisión y no perderse en los pensamientos de “podría haber hecho esto o aquello”.
  3. Anota los deseos, intereses, necesidades y valores que no se estaban cumpliendo al estar en esa relación.
  4. Recuerda lo que la relación anterior sí te proporcionó, valóralo y agradece haberlo vivido en tu interior.
  5. Pregúntate cuál es la razón precisa por la que sientes culpa: ¿causaste algún daño real o la culpa proviene de repetirte constantemente que eres “malo” por “abandonar” la relación?
  6. Si reconoces que lastimaste a tu ex de manera innecesaria, pide disculpas cuando sea el momento adecuado y trata de reparar en la medida de lo posible, sin abrir las puertas a una reconciliación. Es fundamental que asumas la responsabilidad de tus acciones, pero recuerda que reconciliar y reparar el daño no implica necesariamente tener la intención de reanudar la relación.
  7. Visualiza la vida futura que se abre para ti gracias al valor de terminar una relación que no correspondía a la persona en la que te has convertido, y comienza el camino para alcanzar ese futuro que comienza a partir de hoy.

Ya en tiempos pasados, Voltaire afirmó: “He decidido hacer lo que me gusta porque es bueno para la salud”. Es preferible dedicarse a vivir lo mejor que podamos y esperar, sin mayor certeza, que nuestra felicidad genere alegría en los demás. Estos son los términos sobre los que debemos actuar para liberarnos de las cadenas emocionales que nos aprisionan a través de la culpa. Una vida plena requiere sentirnos satisfechos con nuestras relaciones y actividades, y saber que, frente al sentimiento de culpa, tenemos la madurez emocional para hacernos cargo de nuestros errores.

No se puede terminar una relación por cualquier motivo, pero tampoco se puede mantener a cualquier costo. Una terminación cuidadosa y saludable es mejor que una relación mala y destructiva.

Señales de que estás con un terrorista emocional.

VOLVER A EMPEZAR

Agenda tu terapia

Me voy o me quedo en una relación, con Manuel Turent

(Visited 2.377 times, 1 visits today)