Vector, hombre encima de foco encaminado a tiro al blanco

Ya casi acaba el primer mes del año y es momento de revisar cómo van los propósitos que hicimos al inicio de esta nueva vuelta al sol.

Salir de un 2021 complicado para entrar con incertidumbre a un 2022, en el que la nueva normalidad y la vida virtual a la que nos acostumbramos implica, no solo los distractores de la era digital, también vivir en la época de la inmediatez.

Como consecuencia, podemos perder de vista nuestras metas y caer en la procastinación que puede llevar a que, con el paso de los meses, dejemos de lado los propósitos que nos pusimos para cumplir este año.

Vector, tiro al blanco con diferentes metas

Cartas en el asunto

Te invito a que reflexiones cómo has encaminado este mes para cumplir tus metas e, independientemente de la conclusión a la que llegues, te doy unos consejos para retomar el rumbo:

 

  1. No es tarde para diseñar un plan de acción en el que proyectes una línea del tiempo de qué, cómo, y cuándo lo harás, y la ayuda que necesitas para lograr lo que quieres.
  2. Haz una lista de las competencias que tienes para tu plan de acción. Es necesario saber con qué recursos cuentas para alcanzar tus metas.
  3. No dejes caer la motivación, ten a la vista tu meta. Mantener el foco en el final de la carrera ayuda a que el camino no sea tan pesado.
  4. Toma un momento para evaluar y, de ser necesario, rectificar tu camino. Ante la incertidumbre del camino es mejor detenerse a pensar que seguir errando.
  5. Se vale celebrar tus avances, recuerda que para llegar a un logro mayor se necesitan alcanzar pequeñas metas de manera constante. Reconocer el progreso también trae satisfacción y te impulsa a seguir paso a paso.

 

Y ahora, ¡a poner manos a la obra! Salirte un poco del rumbo no significa que debas de dar por perdida la batalla; todavía quedan 11 meses para trabajar en conseguir tus propósitos.

Mujer bajo cobija sentada cubriéndose la cara, blanco y negroEl primer mes del año, después de salir de las fiestas decembrinas, se vuelve una cuesta económica en la que nos tenemos que recuperar de todos los gastos del fin de año: regalos de Navidad, quizás algún viaje, pagos imprevistos, etc. Pero otra cosa es detenernos a pensar en la cuesta emocional que implican estas fechas, aquellos sentimientos que venimos arrastrando junto con las celebraciones navideñas.

Al iniciar el año se mueven muchas emociones que no son fáciles de acomodar;  recién vimos a familiares con los que no tenemos tanto contacto; con el fin de año aconstumbramos hacer un balance de logros y decepciones, y si pensamos además pensamos en lo raro y anormal que fue el 2021, no sería extraño que nos abrumen las expectativas fallidas.

Con esto sobre los hombros es obvio que puede haber un malestar en nuestra psique y nuestro corazón que necesitamos integrar para no entorpecer los proyectos del año que está por iniciar. Por esto, es importante ser conscientes de nuestras emociones presentes y qué es lo que las ha provocado: algún enojo con nuestra familia o pareja, alguna decepción por esperar más de las fiestas que acaban de pasar; un desencuentro con alguien especial.

Reflexionar esto nos ayudará a albergar y aceptar lo que sentimos,  a reconocer lo que anhelabamos y que no corresponde con la realidad vivida,  a asumir cierta frustración y desilusión quizás producto del puro cansancio, y a tirar para adelante.

Sentir y nombrar nuestros sentimientos es el primer paso para aprender a regular nuestro mundo afectivo; no a negarlo, ni a exacerbarlo, pero si extraer el significado que tiene para nosotros y no dejarnos arrollar por la emoción.

Mujer esntada en banca, blanco y negro

¿Cómo impulsar un ajuste emocional?

Reconoce 2 o 3 necesidades mostradas por tu disturbio emocional y escríbelas. Describe lo que ellas indican que es importante para ti.  Ahora, encuentra 2 o 3 acciones concretas que le den un lugar a tus necesidades para poder salir de esta cuesta emocional de enero.

Hay que ser creativo y buscar acciones que, sin estresarte de más, te permitan dar pasos concretos para honrar tus sentimietos. Por ejemplo, hacer una llamada para arreglar asuntos inconclusos, tener esa conversación con alguien que nos dará paz mental; también se puede recurrir a la terapia o a lecturas que esclarecerán las dudas que albergamos.

Lo importante es que cada emoción conecte con una necesidad y luego con una acción que promueva su satisfacción. Si éstas están alineadas y son tangibles, te llevarán a entender, aceptar y manejar el estrés y la ansiedad que experimentas y podrás sacar un aprendizaje positivo de la experiencia vivida.

Empecemos la escalada emociona. ¡Mucha Suerte!

Abrazo de pareja mayorEl contacto físico como alimento emocional

Somos seres sociales y nos nutrimos del contacto físico. Lo primero que recibimos al nacer es el abrazo de nuestros padres, su contención, su soporte. Y con el tiempo seguimos buscando y repitiendo esta conducta, dándola y solicitándola, porque abrazar calma…

A través del abrazo comunicamos cosas sin necesidad de decirlas. El silencio que acompaña el acto de abrazar dice mucho más que mil palabras…  Abrazarnos, tocarnos, acariciarnos, permite demostrar amor, reconfortarnos ante una pérdida, acompañarnos en una conquista, despedirnos cuando toca separarse, agradecernos lo que nos hemos dado. Abrazar es decir al otro: “te acojo, te recibo, te acompaño”.

mamá abrazando a bebé, blanco y negroEstá demostrado científicamente que el tacto, que es el sentido más desarrollado que tenemos al nacer, es el que satisface nuestra necesidad de contacto. Está estudiado que las personas que son tocadas, sanan más rápido si están enfermas, se recuperan mejor de depresiones si están viviendo un abismo, y refuerzan su sentido de valía personal y competencia si afrontan algún reto. La carencia de este nutriente, tiene consecuencias negativas en nuestro desarrollo emocional y social.

Al hablar del abrazo hemos de recordar la famosa Teoría del Apego de John Bowlby, quien estudió cómo llegamos al mundo con una programación biológica para crear vínculo con nuestra madre, o con el cuidador primario que esté a cargo. Es así que nos sentimos protegidos y podemos sobrevivir.

Por eso, reitero los beneficios de abrazarnos unos a otros:

  1. Nos da confianza y seguridad. Al nacer somos seres indefensos, dependientes, inexpertos, y a lo largo de la vida somos vulnerables también, abrazarnos nos alimenta de confianza y seguridad para  continuar nuestro trayecto en la vida con un funcionamiento emocional adecuado. En síntesis, nos genera una sensación de seguridad y protección.
  2. Satisface nuestra necesidad de sentirnos aceptados y queridos. Así como necesitamos comer, descansar, ejercitarnos, necesitamos afecto para vivir bien. El abrazo es un vehículo privilegiado para demostrarlo.
  3. Genera bienestar. El contacto físico, al igual que el ejercicio o el chocolate, segrega hormonas relacionas con el placer. Cuando nos abrazamos segregamos dopamina y serotonina, productoras de bienestar.
  4. Baja el estrés. La dopamina y la serotonina también tienen la función de reducir los niveles de ansiedad generando una experiencia de calma y relajación. Sí, promueve la sensación de tranquilidad.
  5. Aumenta nuestra autoestima.Sentirnos apreciados y queridos suma a nuestra experiencia de valía personal y de pertenencia. Además transmite energía y fortaleza, que son elementos escenciales de la autoestima también.
  6. Equilibra la salud física. Además del alimento emocional que representa un abrazo, entre otros escenciarios físicos, abrazar tienen el efecto de generar una presión arterial más baja, de reforzar el sistema inmunológico, de disminuir el insomio, en otros.
  7. Mejora las relaciones interpersonales. Sin necesidad de hablar de mucho, nos confirma que somos importantes y queridos por los demás.

Papá abrazandd a niña en campo soleadoSi bien un abrazo no resolverá todos nuestros problemas, su magia, de a poquito, va recomponiendo nuestros cansancios, conteniendo nuestros miedos, y acompañando nuestro crecimiento. Sí, abrazar alivia el sufrimiento y trasmite el sincero mensaje de poder contar con los demás. Un abrazo es una forma de acariciar el alma propia y la de los demás.

Hombre con capucha sosteniendo una máscara que le cubre media caraMás vale prevenir

OJO con estos rasgos de la personalidad antes de iniciar una relación. Si bien no todos los gaslighteros son iguales, sí comparten rasgos que los caracterizan.
Ten mucho cuidado si llegas a identificar estas actitudes en tu pareja:

 

  • Notas insensibilidad y carencia de afectos. Aguas con una persona que parece que no atraviesa las emociones buenas y malas, y cuyos sentimientos aparentes vienen y van rápidamente.
  • Por lo tanto, es una persona que no entiende los sentimientos ajenos y no puede ponerse en el lugar del otro, carece de empatía, pero espera que los demás sí le demuestren interés.
  • No se hace responsable de sus actos y culpa a los demás, su manera de mostrar arrepentimiento es fingida pues no llega a comprender su responsabilidad dentro de sus acciones.
  • En consecuencia, sus fracasos y dificultades siempre son por alguien más, niega la realidad y se victimiza constantemente.
  • Ojo con las actitudes encantadoras y seductoras, con esta habilidad de genera admiración y atrapa a su presa para usarla de acuerdo a sus propósitos, su fortaleza radica en la seducción.
  • Ten presente que un “gaslightero” es un manipulador, crea farsas y engaños para obtener beneficios, sin importarle la otra persona.
  • Piensa que la ley se puede “doblar” a su conveniencia, desafía las normas sociales y considera inferior a quien no las manipula para obtener un beneficio.
  • Presta atención si ves demasiadas envidias y resentimientos hacia otras personas que tienen algo de lo que el “gaslightero” carece.
  • No es capaz de manejar la frustración y la decepción, y responde de manera iracunda e incluso vengativa.
  • Tiene la necesidad de dominar y por esto crea relaciones de dependencia, le teme a la separación.
  • Requiere ser admirado, tiene ínfulas de grandeza y superioridad así que no toma nada bien las críticas. ¡Mucho cuidado con los arrogantes y megalómanos!

Mano sosteniendo máscara blanca

Actuar a tiempo

Hay que recordar que en una relación de manipulación lo primero que va a buscar el “gaslightero” es aislarte, por esto siempre es necesario contar con una red de apoyo en caso de estar en una situación de gaslighting. Y sobre todo, no tener miedo a pedir ayuda para salir de una relación de abuso.

Vector de mujer sentada con sombra acechándolaSegún una formula usada en 2005 para calcular el día más triste del año, el tercer lunes de enero es esa fecha. Los factores que se tomaron en cuenta fueron el clima, el nivel de deuda post-navideña, los propósitos de año nuevo y la motivación o desmotivación para cumplirlos.

Sin embargo, sabemos que la depresión -aunque la hay estacional- no es algo que se pueda predecir con fórmulas. Si bien, en enero venimos saliendo de las fiestas navideñas y puede haber un bajón en los ánimos, no quiere decir el Blue Monday sea algo que necesariamente nos tenga que afectar.

También hay que distinguir que sentir melancolía y tristeza no es equivalente a estar deprimido, eso sin olvidar que una melancolía prolongada sí podría desembocar en depresión. Una persona melancólica está en constante espera de encontrarse en una mejor situación y, al no ocurrir, puede caer en una tristeza sostenida y y quizás en la decepción.

 

De la melancolía a la nostalgia

Extrañar el pasado es parte de la naturaleza humana, pero quedarse estancado en las buenas épocas de antes conlleva problemas para vivir el presente. No está mal recordar lo vivido, de hecho, nos da un sentido autobiográfico con el que podemos transformar algo doloroso en una narrativa positiva, es decir, pasar de la melancolía a la nostalgia.
Para cumplir este proceso se debe dejar de lado la añoranza, asimilar las experiencias que vivimos en el pasado y aceptarlas como parte de quien somos hoy; tener presentes los recuerdos que nos proporcionan crecimiento y sobre todo, mirar al pasado con gratitud.

Vector terapeuta consolando a paciente, fondo azul

Marketing útil

Al final, Blue Monday es un término que, así como se puede usar para fines de mercadotecnia, también puede ser útil para abrir conversaciones sobre la depresión. Siempre es importante pedir ayuda a tiempo, si el día más triste se convierte en meses de desánimo es momento de acercarse a una terapia que ayude a salir de una insidiosa depresión.

Pareja señalándose agresivamente¿Cómo responder al gaslighting?

El principal problema de tratar con un gaslighter es que hará todo lo posibile para tenerte bajo su control, con sus condiciones. Recordemos que tiende a la personalidad narcisista y manipula tu realidad para que dudes de todo lo que te rodea. Entonces, el primer paso para poder responder es darte cuenta de tu situación para poder actuar.

Es muy probable que sientas impotencia pues ser víctima de gaslighting tiene estragos en la psique y la autoestima, sin embargo, va a ser necesario que reconozcas cómo fue que caíste en una relación abusiva: por miedo a la soledad, que tu vida girara alrededor del amor, incluso sentir una urgencia por encontrar pareja…

Es importante identificar las actitudes que tiene el gaslighter para hacerte caer en su manipulación emocional y psicológica; probablemente encuentres que es un seductor nato, pero dentro de su encanto esconde envidias, deshonestidad y falta de empatía.

Mano extendida en señal de ayuda a mujer cubriéndose la cara

Es de grandes pedir ayuda

Ante una situación así, se vuelve primordial buscar ayuda psicológica para recuperar la confianza en uno mismo, habrá casos en los que se requiera asistencia legal para poder hacer frente y terminar una relación tóxica. Lo principal es levantar la voz para buscar la ayuda adecuada que responda a cada caso específico.

Muchacha triste con celular en mano

Cuando hablamos de relaciones tóxicas uno de los problemas es que parecen ser un círculo vicioso que nunca termina. Y cuando parece que por fin se acaba… suena el celular con esa llamada o mensaje de tu ex. Es aparentemente inofensivo, te busca para preguntarte cómo estás o decirte que te extraña, pero ¡cuidado! Está buscando que caigas en sus redes de nuevo, a esto se le conoce como hoovering.

 

Curiosamente este término se desprende de las famosas aspiradoras Hoover ya que, por definición, lo que está tratando de hacer la expareja tóxica es, por medio de diferentes artimañas, “aspirarte” hacia la relación que ya terminó.

 

El hoovering es una técnica que usan los narcisos para atraerte una vez más a la relación tóxica, te manipulan para que regreses a sus abusos. La disfrazan de diferentes actitudes que toman hacia ti:

 

  1. Te buscan sin razón alguna. Como te toman por sorpresa, no sabes cómo tomarlo. Evita reaccionar, ignorarlo es el mejor pasa para no darle entrada.
  2. Inventan y difunden chismes sobre ti. Además de querer dañar tu reputación, pueden estar buscando que te defiendas; al final del día estás tratando con alguien que le gusta estar en control.
  3. Buscan mantenerse en tu círculo cercano. Tal vez te enteras que siguen en contacto constante con tu familia o tus amigos.
  4. En casos extremos, pueden amenazar con hacerse daño y así ponerte esa culpa en tus hombros.

Mujer sorprendida ante celular en mano

Recuerda que si lograste terminar una relación tóxica, lo mejor es que permanezca en el pasado, no hay necesidad -aunque parezca genuina- de reconciliación. Lo mejor que puedes hacer es limitar todo contacto con esa persona que intenta regresar a tu vida para continuar con sus juegos mentales. La parte más difícil ya la lograste, te diste cuenta y terminaste una relación no sana, entonces ha estas alturas de tu avance, ¡no vuelvas a caer!

Mujer tapándose la cara, manos amenazantes sobre su cabeza

Si es un término nuevo para ti, es momento de que sepas lo que significa pues, aunque parece que se puso de moda, es una definición de gran importancia que se refiere a la manipulación dentro de una relación y, en definitiva, no se trata de algo nuevo.

En la película Gaslight vemos a un esposo se toma la tarea de hacer creer a su pareja que está mentalmente enferma. Claro, como espectador puedes ver todos los trucos y mañas, y desesperarte ante tal situación, pero estando dentro no es tan fácil despertar y tomar acción.

El gaslight consiste en un abuso psicológico y emocional sutil que hace que quién lo recibe dude de sus decisiones y percepciones. ¡Imagínate no tener la certeza de tu realidad! Ahí está el truco del gaslighter: con una red de mentiras, fabricaciones y tejidos trucados te hace creer lo que él o ella quiere que creas, pero lo hace de tal manera que hace parecer que lo que dices, sientes o ves no es verdad y que la culpa la tienes tú.

¡Cuéntaselo a quien más confianza le tengas!

Básicamente, lo que la otra persona quiere hacer es controlarte y dominarte porque, en su idea distorsionada de amor, no te quiere perder. Generalmente se trata de una personalidad narcisista y calculadora que tiende a premeditar cada acción para:

1) Aislarte de tu red social

2) Hacerte perder la noción de realidad

3) Tenerte bajo su control y posesión

Pies encadenados

El gran problema de este modo de manipulación es que una vez estando inmerso es muy difícil lograr distinguir entre lo que es y lo que se te alimenta como mentira para crear otra realidad, el abuso va desde el menosprecio hasta la intimidación y amenazas que, acaban afectando la autoestima.

Para salir de semejante situación es necesario mucho valor, recuperarse a uno mismo y tener una red de apoyo fuerte, además de la ayuda de terapia para superar los abusos psicológicos sufridos durante la relación.

Pies frente a 2022 en piso de piedra

  1. Antes de iniciar cosas nuevas, cierra círculos y limpia tus cajones. Nada más piensa, ¿cómo puedes iniciar algo y creerte que lo lograrás si tienes muchas tareas pendientes? ¿De qué forma pretendes introducir cosas nuevas a tu vida si no te liberas de lo que ya no requieres para tu caminar? Haz un recuento de dónde y cómo estás.
  1. Asume que el cambio no es un evento sino un proceso. Por tanto no se pueden hacer un par de movimientos y esperar milagros, pero sí pequeñas acciones sostenidas en el tiempo te llevarán a lugares diferentes.

Vector cajas de objetivos con flechas

  1. Alinea tus aspiraciones a tus posibilidades. Desconocer tus recursos reales –económicos, sociales, afectivos- te llevarán a desear imposibles, a frustrarte y a dejar de creer en la posibilidad de mejorar. Pero, al mismo tiempo, aumenta las cartas que te ha dado la vida (recursos de todo tipo) y haz mejores jugadas.
  1. OJO, cuando uno cree dominar el juego, la vida te dará seguramente un “volteón” y tienes que volver a aprender a jugar, otro juego pero ahora sí con más cartas, mejores estrategias, y más experiencia. De ahí la importancia de tolerar la incertidumbre y ansiedad que produce lo nuevo y lo desconocido.

Signos de interrogación rojos y negros

  1. Pensar sirve, pero sobrepensar no te llevará a la transformación.
  1. Ejercita la voluntad: ¡nada la sustituye! Hacemos y deshacemos cosas, terapias, lecturas, pero el cambio lo acciona una mismo. No tus consultores, ni tus terapeutas y menos tu mamá, sino tus acciones. La voluntad es como las posturas del yoga… pero con metas REALES aunque sean pequeñas y sostenidas.
  1. No todo depende de ti. La cancha en que jugamos no siempre es pareja, por eso el tema del poder es importante ¿Quién tiene más privilegios en todos sentidos? Quien goza de más privilegios tendrá más facilidades para conseguir cosas. ¡No te culpes de todo! Pero sí hazte consciente de tu situación.

Vector cuatro piezas de rompecabezas cada una con una mano diferente

  1. Considera el trabajo colaborativo en un mundo individualizado. De ahí la importancia de compartir y, de ser necesario, trabajar en equipo y formar grupos para compensar los desbalances. Ni qué decir de las políticas públicas que harían falta en tantos ámbitos familiares, sociales, económicos y políticos.
  1. El malestar amoroso es una constante así que: 
  • No hagas del amor tu único proyecto de vida. 
  • Y, si quieres vivir en pareja, renuncia a la pareja “ideal”, no existe. Lo que sí hay son amores suficientemente buenos.
  • La valoración personal en tanto que me quieren, o me desean, o me eligen, es una trampa mortal para el autoestima.
  • Deja de compararte con la gente que tiene una vida, una pareja y una familia “normal”. ¿Qué es normal hoy? Existen muchos modelos de vivir el amor, la vida, la familia, y la soltería.

Vector nudo en cabeza que deshace persona afuera

  1. Ve más allá de tus narices. Mucho de lo que hagas hoy no lo verás mañana, quizás ni pasado mañana, pero eso no quita que te de sentido de vida y de realización personal.

Recuerda que si estás muy atorado hay un gran valor en pedir ayuda: comparte, pregunta, consulta.

2022 con tiro al blanco en el cero, corazón, moneda, trofeo y foco arriba. fondo azul

¿Propósitos o despropósitos de Año Nuevo?

 

Constantemente escuchamos a personas que, con orgullo y hasta cierta arrogancia, comentan que ellos no celebran ninguna fiesta del calendario. Tal vez  su posición no sea terrible ni reprochable, pero no es la única perspectiva posible. Si bien, algunas celebraciones podrán no agradarnos, la realidad es que algunas otras tienen un valor que muchas veces no notamos: los rituales y las celebraciones tienen su importancia pues nos ayudan a cerrar ciclos e iniciar nuevas etapas en la vida. Quizás, de manera particular, comenzar un nuevo año produce un deseo de renovación y nos genera un ímpetu de cambio.

 

Pero, generalmente, las “buenas intenciones” en enero -de ser mejores personas, lograr metas postergadas,  provocar encuentros temidos,  conquistar territorios inexplorados–  inician siendo anhelados deseos, para convertirse  en intentos postergados en marzo, y así llegar a julio viviéndolos como pendientes inconclusos (y con picor en la conciencia), hasta que en octubre son intentos fallidos y en diciembre están cargados de frustración por no haberlos logrado.

Calendario 30 y 31 de diciembre con marcador naranja

El cambio es un proceso y no un evento

 

Por eso es importante que entiendas que el cambio es un proceso y no un evento. Son las acciones sencillas y sostenidas en el tiempo las que nos permiten, de a poco, aumentar el grado de complejidad de la mismas y nos llevan conquistar territorios inexplorados. Un cambio de rutinas, o de vida en general, es muy similar a ser un corredor principiante: no comienzas realizando un maratón (cosa que, por cierto, puede matar a un amateur ), sino caminando un par de horas, trotando, corriendo algunos kilómetros en un parque cercano y, con el tiempo, te permites superar tus primeros límites.

Tracks de carrera con número 20 y 22

Este 2022…

 

Trata de romper esquemas, de cuestionar las rutinas, de ser poco a poco alguien nuevo, mejor. Crecer personalmente es una tarea larga pero placentera. Mirar atrás y dar cuenta de cuánto hemos avanzado es siempre un aliciente, descubrirnos nuevos y mejores es el obsequio por el esfuerzo. Busca los pequeños cambios que te sean útiles en este camino. Es más, de ser el caso, date el gusto de comer despacio aquellas doce uvas, no las cargues con deseos como velas de pastel. Genera el cambio poco a poco y verás que los propósitos no son cosa de magia, pero al percibir que avanzas favorablemente en tu camino de vida, experimentarás una sensación que no será menos que mágica.

  • PLATICAS

    A través de una charla interactiva con su audiencia Tere Díaz pone “sobre la mesa” conceptos innovadores sobre el tópico tratado así como experiencias personales que le permitieron a ella atravesar retos personales a lo largo de su vida personal y profesional.

  • TALLERES

    Experiencia vivencial de tres horas que facilita el cambio personal. proceso de transformación. A través de actividades teórico prácticas que alternan la exposición de información relevante sobre el tema en cuestión con algunas dínamicas personales o grupales, Tere Díaz, siembra las semillas que permitirán a los y las participantes tomar consciencia de su situación, adquirir  herramientas emocionales y sociales para favoreces su crecimiento personal,  y activar  mediante acciones concretas el proceso de cambio.