Tiempo de lectura tres munutos …

El mundo en que vivimos nos presenta día a día multiplicidad de retos. Aunque la vida se ha enriquecido con los avances científicos y sociales, también se ha vuelto complicada. Los cambios acelerados y la necesidad de adaptarnos a ellos generan con frecuencia infinidad de efectos en nuestro cuerpo, en nuestra psique y en nuestras relaciones. Entonces vale la pena preguntarnos ¿por qué no vamos a terapia?

Tenemos que reconocer que en la vida existen situaciones y desafíos que generan sufrimiento emocional; en ocasiones innecesario, en ocasiones indispensable, pero siempre útil para entendernos, aceptarnos, transformarnos y manejar nuestra vida oportunamente.

El problema es cuando acallamos lo que nos pasa y agudizamos los síntomas que generan malestar, y aún en medio de noches sin sueño, relaciones con pleitos, decisiones con miedo, nos negamos a pedir ayuda o a consultar.

Los problemas no se resuelven solos

¿Acaso no es común pedir opinión a abogados, médicos, fiscalistas, para asuntos diversos en los que requerimos un cierto apoyo antes de actuar?. Y es que la ayuda terapéutica profesional, aún en pleno siglo XXI, tiene que combatir múltiples prejuicios.

Parece mentira que cuando se trata de resolver un problema relacionado con nuestro desarrollo profesional estamos abiertos a emprender cursos, a adquirir nuevo equipo, y a consultar a expertos en su materia. Mientras que en los atorones de la vida personal nos conformamos con pensar que para salir adelante lo único que tenemos que hacer es echarle ganas y casi esperar a que los problemas se resuelvan solos.

Si bien el paso del tiempo los consejos de los amigos, las lecturas oportunas, el ejercicio físico y el descanso son aliados valiosos para resolver conflictos y transitar experiencias dolorosas, no siempre son suficientes para repuntar.  

Reconozcamos nuestros sentimientos 

Más allá de los juicios y prejuicios con respecto a la psicoterapia, el primer paso para avanzar en nuestra relación con nosotros mismos es reconocer los problemas mentales que nos aquejan. Después hay que respirar, tener la valentía de reconocer que solos no podemos y que necesitamos ayuda para estar mejor. 

Dicho lo anterior, aquí les dejamos algunos sentimientos que comparten aquellos que podrían beneficiarse de una terapia…

  • Estar atrapados en algún problema que nos rebasa.
  • Padecemos alguno de estos síntomas: insomnio, angustia, pensamientos obsesivos, cansancio crónico, cierta tristeza.
  • Nos sentimos desconcertados al experimentar un dolor profundo y un sufrimiento intenso, que no podemos ni superar ni manejar.
  • Estamos desgastados y sentimos que formamos parte de círculos viciosos que nos agobian.

¿Cómo reconocer que requiero pedir ayuda profesional?

 No vale la pena llegar a un sufrimiento extremo o a sentirse asfixiado y hundido para acudir a terapia: detectar el síntoma a tiempo facilitará una rápida solución.

Cuando sientan un malestar que no logran solucionar, tras dos o tres intentos, y observen que dicho fastidio se mantiene por un periodo sostenido de tiempo, es el momento de solicitar ayuda profesional.

***

Si deseas profundizar y trabajar de manera personal en los puntos señalados anteriormente, puedes consultar con algún especialista del equipo que he formado en Psicoterapia la Montaña al 5545548535 o al 5515570199

Empecemos por el principio, una psicoterapia es un espacio íntimo con un profesional de la salud mental, donde se puede trabajar conjuntamente a través de la palabra –y de otras técnicas, dependiendo de la especialidad del terapeuta–, para conseguir estrategias que nos permitan realizar los cambios necesarios para aliviar, aquellas situaciones que nos generan malestar.

Ojo, no se trata de eliminar “lo que no nos gusta”, sino de entender el mensaje del síntoma para darle una salida oportuna y constructiva, y mejorar así la calidad de nuestra vida.

¿Quiénes son los psicoterapeutas?

Los psicoterapeutas son especialistas que cuentan con los conocimientos, las herramientas y las técnicas para entender y conocer el comportamiento humano. Profundizar en el mundo afectivo, en las razones que mueven la conducta de las personas, en  las características de sus relaciones y en todos los mecanismos que nos llevan a ser las personas que somos.

Sin pensar en soluciones mágicas es sorprendente observar que a veces el cambio inicia desde el momento mismo en que se solicita la primera consulta.

¿Qué tipo de psicoterapias existen? ¿Son todas iguales?

 Existen diversas corrientes y enfoques dentro de la psicoterapia. Sus diferencias radican en los conceptos teóricos en que se basan y en las técnicas de intervención que utilizan para favorecer el cambio.

El ser humano tiene la capacidad de pensar, sentir, y actuar. Quizás la primera distinción entre los diferentes enfoques terapéuticos consistirá en generar el cambio en el ámbito de la conciencia y la razón. Sin duda somos seres complejos y relacionales, con un mundo consciente e inconsciente, de ahí las diversas posibilidades de promover la transformación.

¿Cómo funcionan las sesiones? 

En principio una primera reunión sirve para que el terapeuta comprenda el sentido general de la problemática y evalúe algunas primeras hipótesis de lo que está ocurriendo y haga un “plan de trabajo” con el o los pacientes.

En este primer encuentro se definirán los temas, las metas y cuáles serán los retos o dilemas más visibles en ese momento.

¿Qué tipos de terapias existen?

No todos somos iguales y tampoco las terapias que necesitamos. Dicho eso aquí les dejamos cuatro opciones para que ustedes decidan con quién ir.

Psicoanálisis

Creado por Sigmund Freud, el psicoanálisis es una disciplina que aborda el inconsciente; es decir, todo aquello que está en la psique pero que permanece reprimido, fuera del alcance de la conciencia. Para el psicoanálisis, estos contenidos inconscientes están en la base de comportamientos o síntomas que presenta el paciente y que le generan sufrimiento.

Es perfecta para… las personas que quieren resolver su sufrimiento y sus problemáticas y además comprender el origen profundo de las mismas. La terapia psicoanalítica se aplica a muchos problemas, particularmente a la ansiedad, la dependencia, la depresión, el estrés, y las neurosis en general.

 Logoterapia 

 Es una corriente de psicoterapia existencial que se enfoca en el significado de la existencia humana, en la búsqueda de sentido y en la realización de valores. Fue creada por Viktor Frankl, quien desde su visión antropológica y filosófica vio al hombre como un ser tridimensional: biológico, psíquico y espiritual.

Para quién está indicada. Se recomienda específicamente en los casos de neurosis neógenos, que se presentan cuando la persona vive un vacío existencial o una falta de sentido.

Psicoterapia Gestalt

La Psicoterapia Gestalt puede ubicarse como una de las propuestas que emergieron con base en la Psicología Humanista, también. Sus aportaciones centrales radican en reconocer y propiciar el valor del “darse cuenta” de la experiencia presente y comprender el fenómeno del Contacto (con uno mismo y con los otros).

Para quién está indicada. Tiene aplicaciones diversas tanto en el campo individual, adultos, adolescentes y niños, así como de trabajo con grupos y parejas.

 Terapia Cognitiva- Conductual

 Se trata de un procedimiento que sirve para identificar procesos cognitivos con el fin de modificar sus repercusiones sobre las conductas y las emociones.

¿Para quién? Funciona muy bien para trabajar la ansiedad y la depresión, también para resolver problemas alimenticios, adicciones y somatizaciones.

***

Si deseas profundizar y trabajar de manera personal en los puntos señalados anteriormente, puedes consultar con algún especialista del equipo que he formado en Psicoterapia la Montaña al 5545548535 o al 5515570199

  • PLATICAS

    A través de una charla interactiva con su audiencia Tere Díaz pone “sobre la mesa” conceptos innovadores sobre el tópico tratado así como experiencias personales que le permitieron a ella atravesar retos personales a lo largo de su vida personal y profesional.

  • TALLERES

    Experiencia vivencial de tres horas que facilita el cambio personal. proceso de transformación. A través de actividades teórico prácticas que alternan la exposición de información relevante sobre el tema en cuestión con algunas dínamicas personales o grupales, Tere Díaz, siembra las semillas que permitirán a los y las participantes tomar consciencia de su situación, adquirir  herramientas emocionales y sociales para favoreces su crecimiento personal,  y activar  mediante acciones concretas el proceso de cambio.