Aunque la vida de pareja en muchos contextos sigue siendo “la norma”, cada vez son más las personas que quieren una vida individual, que la disfrutan, y que se construyen a través de ella. Ni la crisis económica de los últimos tiempos, a consecuencia de la pandemia, ha podido parar esta tendencia y sin importar las razones que las orillan a ello, cada vez son más los hombres y las mujeres que deciden disfrutar de su “soledad”. El camino no ha sido sencillo, pero hoy, más que nunca, ser soltero está de moda. 

¿De dónde viene este cambio de perspectiva?

Eric Klinenberg, sociólogo de la Universidad de Nueva York, destaca en su libro Going Solo los siguientes: 

  • El incremento de la esperanza de vida.
  • La incorporación de las mujeres al mercado laboral.
  • El rechazo de los jóvenes a compartir vivienda y a comprometerse.
  • La revolución en las comunicaciones, que permite el contacto permanente con los demás.

Estos factores según Klinenberg, empujan a superar el antiguo estigma del “soltero” o el “solitario”, y resaltan los privilegios de la vida individual. ¡Y es que las ganancias son muchas! Además de la conquista del espacio y el tiempo personal, los “solos” pueblan los rincones de las ciudades y llenan de vida los espacios públicos. Forman grupos con personas que comparten intereses y valores, gastan más en ellos. 

Ser “solo”

Ser “solo” (o “ sola”) hoy tiene incluso un sesgo de éxito y libertad. En particular para las mujeres, actualmente las solteras tienen la oportunidad de demostrar que pueden vivir una vida plena sin la necesidad de casarse o tener pareja.

¿Te interesó el tema?

Te invitamos a nuestro Taller SobreVIVIR la soltería

Compra tus boletos aquí

  • Facebook: Tere Díaz Psicoterapeuta
  • Twitter: @tedisen
  • Instagram: terediazsendra

Estar bien consigo mismo no es cosa que se logre con facilidad, pero la soltería pone el 50% de las condiciones necesarias para lograrlo, que es tener tiempo con uno mismo. El otro 50% le toca a cada quién. ¿Pero por qué a algunos les resulta tan desabrida la vida sin pareja? 

La vida es un pastel con varias rebanadas

Preguntémonos cuántas áreas de desarrollo y satisfacción tiene una persona. Hay quienes sostienen su vida con sólo dos o tres dimensiones (pareja y trabajo, por ejemplo). ¿Qué pasa cuando hay una de estas crisis entra en crisis? El equilibrio se pierde y la gente se puede venir abajo. Si tenemos seis o siete áreas de desarrollo y satisfacción, en cambio (por ejemplo la profesional, la social, la familiar, la del cuidado físico, la intelectual, la artística, la cultural, la deportiva, la espiritual, etcétera), el equilibrio se sostiene en caso de que alguna de ellas se desestabilice. Así pues, ¿por qué darle un peso desproporcionado a la relación de pareja? Por supuesto que lo tiene, pero debe tomarse en su justa dimensión. La soltería, por el tiempo libre que ofrece, constituye una enorme oportunidad de desarrollo personal.

 

Tú eres tu mejor compañía

Aprender a estar con uno mismo aporta un autoconocimiento mayor, así como crecimiento y evolución. Recuerda, sobre todo si estás viendo tu soltería como algo temporal, que si no eres una buena compañía para ti mismo, difícilmente lo serás para alguien más. En cambio, quien disfruta su soledad con la conciencia de que es una persona completa, muy probablemente cesará de actuar como si estuviera “trunco”. Dejará, entonces, de ser un alma en busca de “su media naranja”, para convertirse en un alma al 100%.

¿Te interesó el tema?

Te invitamos a nuestro Taller SobreVIVIR la soltería

Compra tus boletos aquí

  • Facebook: Tere Díaz Psicoterapeuta
  • Twitter: @tedisen
  • Instagram: terediazsendra

El matrimonio sigue siendo considerado “la medalla de oro” si de estados civiles se trata; de manera sutil o explícita, permea la idea de que es “mejor” estar casado que soltero. Y no hay duda de que la vida de pareja tiene su encanto y que, de una u otra forma, la mayoría de las personas aspiramos a vivir espacios de compañía en algún momento de la vida; pero de ahí a afirmar que es mejor vivir con alguien y que es un drama vivir en soltería me parece un prejuicio, una creencia obsoleta, incluso un mito ancestral.

Mitos y estereotipos

La soltería genera estereotipos y éstos generalmente se basan en mitos. Los fantasmas de la soltería afirman “verdades” que habría que desbancar al observar de cerquita la vida de los solteros y solteras: “Que las personas con pareja, de preferencia matrimonial, son más maduras, confiables y comprometidas que los solteros”. “Que los hijos de padres y madres solteras tendrán una vida desgraciada”. “Que el trabajo, al que tanto tiempo dedican las personas solteras, no les dará ninguna recompensa al paso del tiempo”. “Que son promiscuos, frívolos, egoístas y, para colmo y culminación, ¡envejecerán y morirán solos!”. Bla, bla, bla, bla… ¡Qué ignorancia! Pareciera que en el modelo “arca de noé” (¡todos con pareja!), los que viven de a dos piensan saber todo lo que la gente soltera necesita, sufre, quiere y ansía. 

 

 

Si reflexionamos a conciencia todos estos mitos notaremos que son por demás simplistas. Para empezar, hagamos distinciones: no todas las vidas de los solteros son iguales; no es lo mismo ser soltero si se es hombre que si se es mujer; existen los que viven en ciudades u otros que viven en el campo, e incluso son diferentes los que viven en el norte de los sureños. También hay diferencias entre los y las solteras de diferentes nacionalidades, culturas, etnias, religiones, preferencias sexuales, entre otras cosas. Estas distinciones importan mucho y distinguen de manera significativa la vida, los deseos, las necesidades, los intereses y valores de unos y otros. Por favor, ¡basta de generalizar! 

Antes de juzgar…

Nada comprueba que sean más felices los casados que los solteros, y tampoco se puede asegurar que la gente con pareja no enfrenta de manera cotidiana la experiencia de la soledad. Así que, antes de hacer afirmaciones prejuiciosas con tanto ahínco, pregunta a cualquier soltero o soltera que conozcas cómo, dónde y con quién disfruta la vida, ya que te podrías llevar una sorpresa.

 

¿Te interesó el tema?

Te invitamos a nuestro Taller SobreVIVIR la soltería

Compra tus boletos aquí

  • Facebook: Tere Díaz Psicoterapeuta
  • Twitter: @tedisen
  • Instagram: terediazsendr

Hasta hace unos años, ligar en las apps y redes sociales era más una fantasía que una realidad. Algo que sucedía en las películas y nunca en la vida diaria. Hoy por muchas y diversas razones (incluida la pandemia), las cosas se han invertido: pareciera que ligar en los bares es algo que solo pasa en las películas. Lejos quedaron los días en que por las noches los bares eran (para los mayores de edad) la mejor manera de conocer gente. 

A cualquier joven que le preguntes hoy sobre el tema te dice: “ligar en bares no funciona”, lo de hoy son las apps de citas y las redes sociales y aunque aún existen personas que dicen cosas como “esas relaciones no duran”, “qué hueva” o, de plano, “no hay nadie que valga la pena”, las ventajas y posibilidades de ligar en la web son muchas. 

Ligar en la web  

Es por eso que propongo un cambio de actitud y muchos webs para ligar en la web… ¡Dale una oportunidad al ligue online! Si hemos de responsabilizar a alguien o a algo, que sea a nuestra escasa experiencia en las redes y no a las redes como tal, y si ya incursionamos en el “arte” del ligue digital, pero no ha sido una experiencia satisfactoria, en vez de echarle la culpa al método, reflexionamos sobre el protagonista, en este caso tú. Pregúntate qué hiciste “mal” en otras ocasiones y qué puedes hacer mejor ahora. 

 

Con muchos webs

Se trata, nada más y nada menos, que de iniciarse en la forma de ligar del siglo XXI ¡y ¿por qué desperdiciarla olímpicamente?! Tenemos enfrente a un sin fin de candidatos y candidatas, claro, nunca olvidando que esas “opciones” son personas… por lo que debemos cuidar no caer en relaciones de uso y abuso. Así que si aún lo dudas, hazte de webs, abre un perfil y lánzate al ruedo. Solo recuerda: el que busca desesperadamente, espanta. Así que, paso a pasito…

¿Te interesó el tema?

Te invitamos a nuestra conferencia  Webs para ligar en la web

Compra tus boletos aquí

  • Facebook: Tere Díaz Psicoterapeuta
  • Twitter: @tedisen
  • Instagram: terediazsendra

Estigmas

A pesar de que hoy casi el 40% de usuarios de apps de citas en México utilizan estas aplicaciones y las redes sociales con el fin de encontrar una relación formal, los clichés sobre las personas que las utilizan no han desaparecido por completo. Perdura el estigma social en torno a las personas que conocen gente nueva online, ya que se considera que no son capaces de hacer amigos de otras maneras.

Se dice que las personas que usan estos sitios de citas es debido a su timidez, torpeza social, soledad, ansiedad social, estar interesado sólo en el sexo e identidad potencialmente engañosa, por mencionar algunas. Lo que sí es un hecho, es que no existe un perfil tipo de los solteros y solteras que recurren a esta forma de ampliar su círculo

Ventajas

En la actualidad, cualquier persona puede buscar pareja sexual o emocional por la vía virtual. Algunas de las ventajas de ligar en la web son: 

 

  • La mayoría de las y los solteros están en la web. 
  • Aporta nuevas experiencias. 
  • Permite desarrollar una relación con alguien más.
  • Pone nuestras competencias seductoras en juego.
  • En la red hay una y mil posibilidades para ligar, y para ligar mejor la próxima vez.

 

 

Además de dar velocidad en el sentido de que permiten conocer a alguien en donde si no te agrada, puedes darle las gracias y seguir adelante, nunca olvidando que el otro es un genuino otro y que es una persona que merece respeto.

Pero vivimos en una época de consumo y consumimos personas y las redes abren (y potencian) esta experiencia de consumo de personas. Además, hay mayor competencia, por lo que debemos cuidar no caer en relaciones de uso y abuso

¿Te interesó el tema?

Te invitamos a nuestra conferencia  Webs para ligar en la web

Compra tus boletos aquí

¿Tienes intenciones de emparejarte con alguien?

Te dejo estas recomendaciones que pueden ser útiles para tomar esta decisión. Algunas parecen triviales, pero créeme, son suficientes para separar parejas. Mi experiencia de años como terapeuta me lo dice. 

 

  1. EMPARÉJATE CON ALGUIEN CUYO OLOR TE GUSTE 

El olfato forma parte de nuestro sistema nervioso más primitivo y genera el “test” de compatibilidad más inconsciente y poderoso. Si no te agrada el olor de tu futuro novio o novia, difícilmente te gustará esa persona. ¡La química sí existe! Por ello, no basta compartir deseos, intereses y valores; en la base de los mismos se requiere una avenencia básica en lo corporal.

 

 

  1. EMPARÉJATE CON ALGUIEN QUE NO ESTÉ EXCESIVAMENTE PEGADO A SU MADRE 

 

Esto también vale para la estrecha relación con el padre; en ambos casos acabarías siendo una segunda madre o un segundo padre, y además te verías obligado a rivalizar con los verdaderos progenitores de tu pareja. Ahora, si lo que buscas es seguir siendo hijo de familia, suplir las carencias de tus propios padres, o bien, “subir tu autoestima” compitiendo por ser un “mejor cuidador” que sus papás, elegir a alguien que tenga “mamitis” o “papitis” te permitirá lograrlo.

 

Pareja de seductores

 

  1. EMPARÉJATE CON ALGUIEN QUE TRATE BIEN A LOS EXTRAÑOS

 

Sobre todo a los empleados, meseros, personal de servicio o cualquiera que esté por debajo suyo en la línea jerárquica. Al inicio de las relaciones amorosas y aún más en las primeras citas, la gente “se viste con sus mejores galas”, pero el modo de relacionarse con los demás es una pauta de comportamiento inherente a su modo común de proceder con otras personas, pues aún siendo su pareja, formas parte de “los demás”.

 

  1. EMPARÉJATE CON ALGUIEN QUE SEA UN BUEN CONVERSADOR 

 

Alguien que cuente, que comparta, que no te interrumpa, que te escuche, que delibere y cuestione… alguien que pueda jugar con las palabras sin creerlas sagradas. Siempre habrá espacio para una buena conversación. Es, además, más divertido.

 

 

  1. EMPARÉJATE CON ALGUIEN QUE NO SE SIENTA INSIGNIFICANTE 

 

Que, de hecho, no lo sea. Alguien que no sea “insípido”, “soso”, intercambiable por cualquier otra persona. La insignificancia suele compensarse con actitudes ausentes, con la huida, con el poco compromiso y la cobardía, o bien, con el deseo de imponerse al otro desde la petulancia y la arrogancia, con la intención de opacarlo para “destacar”.

 

 

  1. EMPARÉJATE CON ALGUIEN QUE PUEDA RESULTAR UN BUEN EX 

 

O  que, de hecho, ya lo sea, porque si tu candidato o candidata a pareja despotrica, chantajea, culpa o “tortura” a sus anteriores parejas, en caso de que tú llegues a serlo, la historia se repetirá.

¿Te interesó el tema?

Te invitamos a nuestra conferencia  Webs para ligar en la web

Compra tus boletos aquí

El amor en la web… No es como lo pintan

En esta época es inevitable que tú mismo o alguien más te hable de cómo encontró el amor a través Tinder, Grindr, Happn, etcétera. Las redes sociales y la dinámica del mundo han transformado completamente la forma en la que nos relacionamos, nos conocemos, nos enamoramos y nos rompen el corazón. Esa sensación de vértigo e incertidumbre al estar mirando la pantalla en la espera de un mensaje de algún desconocido o desconocida, con la esperanza de que podría ser él o la única.

 

 

Lo que predomina en las relaciones y encuentros virtuales es el deseo de “cercanía–distancia”, en nuestros “encuentros”, estamos siempre conectados, pero lejanos. Este tipo de “acercamientos en línea” genera una ambivalencia e incertidumbre al crear vínculos amorosos, ante los cuales prevalece la falta de compromiso.

 

Estamos deseosos de “relacionarnos”, pero desconfiamos del “estar relacionados”, y  particularmente si es “para siempre”, una idea que en la era del cambio permanente está cargada de negatividad. Tenemos miedo de que ese estado pueda convertirse en una pesada carga. 

 

Diversidad e incertidumbre

Gracias al surgimiento de la web, las redes sociales y apps de ligue online, queda claro que la diversidad amorosa está echada a andar.

Vivimos la era de la diversidad de las preferencias amorosas (y sexuales), en donde las relaciones se sirven como en un menú de opciones a elegir donde los comensales pueden probar un solo platillo si así les acomoda o probar varios manjares desconocidos hasta saciar paladar o simplemente contemplar sin probar bocado. 

 

 

Lo cierto es que estos nuevos modelos amorosos no son fáciles de pactar ni de vivir. Las podremos criticar, satanizar, admirar, enjuiciar o disfrutar, pero ahí están. Por otro lado, a más inmadurez personal, más intensa es la sensación de miedo y humillación, por eso, es importante conocer tus alcances y sobre todo de qué es lo que puedes ofrecer en caso de concretarse el encuentro, cuando de ligar en la web se trata.

Ligar es mucho más que conseguir que alguien te “eche un ojo” o en el caso del ligue online te de like, es inclusive más que lograr un encuentro o concretar una conquista para un buen acostón (lo cual según cómo, cuándo, dónde y con quién, no es para despreciar). Pero ligar lo que se llama ligar, es a mi juicio conseguir que alguien que te interesa, se interese por ti

 

Por eso, si estás pensando entrar al mercado amoroso en la web o si ya estás en alguna App, comparto estas recomendaciones que según algunos especialistas, y según mi propia experiencia, te puede ayudar en este “numerito” del ligue virtual: 

Pareja seduciendose

 

Lo primero, ¡alinea tus aspiraciones con tus posibilidades!, y de entrada sufrirás menos decepciones. Y es que eso de sentir que mereces más, tienes más, y puedes más de quien realmente eres, es el camino directo a la frustración. No se trata de que te conformes con cualquier encuentro como “premio de consolación”, pero sí de tener un justo conocimiento de tus alcances y sobre todo de qué es lo que quieres y puedes ofrecer.  

 

Hay varios procedimientos para conseguir pareja: Uno es la fascinación, sinónimo de parálisis, de dependencia, y a veces incluso de subordinación. Otro es la agresión, que no necesita sinónimos, y finalmente se abre el campo de la seducción. Para ligar hay que aprender a seducir. 

La seducción es lograr que el otro se fije en mí, que se interese por mí, y que de una u otra manera, se vincule conmigo. Seduciendo logro introducirme en la vida del otro y así formar parte tanto de su memoria como de sus futuros deseos. 

 

Ligar en este sentido exige unas estrategias particulares: considerar que el otro es un ser único y hacerlo sentir como tal. Hacer del ligue un intercambio – de ideas, de gustos, de intereses – poniendo sobre la mesa los tuyos e interesándote por los del otro también. Generar un ambiente de intimidad –mostrando quién eres, sin revelar de entrada todo de ti. Evitar la “victimez” ¡las víctimas dan lástima!. Poner límites –suficientes para que el otro sepa que estás disponible y dispuesto, pero no a sus pies. Y sobre todo generar espacios de diversión, de juego, de disfrute, de placer…   

 

Y por favor ¡No finjas! Haz con tus verdaderas virtudes tu mayor campo de acción.

 

  • Facebook: Tere Díaz Psicoterapeuta
  • Twitter: @tedisen
  • Instagram: terediazsendra

Primero lo primero

¿Qué pasa si las personas valoran la idea de compromiso sólo que no están de acuerdo con los términos de las negociaciones matrimoniales o de las más frecuentes?

¿Qué ocurre cuando la pareja no desea cumplir con los cánones tradicionales, por ejemplo, con la idea de vivir juntos por siempre?

¿Qué tal si los acuerdos y el compromiso de uno con el otro se limitan a unos cuántos días a la semana/mes o si incluye una sexualidad abierta?

Entonces, algunas claves

Rafael Manrique en su libro Conyugal y Extraconyugal afirma que un acuerdo en pareja sólo podrá ser eficaz si incluye las siguientes condiciones:

  • Conocimiento de sí mismo y de la pareja.
  • Negociación antes de llevar a cabo cualquier acción. Acordar después de actuar sería más bien una imposición o una aceptación de algo que no tiene remedio, además del daño innecesario generado por la traición. Se requiere un acuerdo previo fuerte y claro.

  • No pretender que la apertura de la relación sea la solución a problemas importantes de la pareja. De hecho, si la pareja está llena de conflictos irresueltos el pacto se hace prácticamente inviable. 
  • El “tercero” también deberá de estar “a salvo” del uso y abuso de la pareja.
  • Ambos miembros de la pareja tienen el derecho de experimentar. El acuerdo no queda acotado a uno de los miembros (generalmente el que tiene más poder y privilegios – en las sociedades patriarcales, los hombres -). 
  • Ambos tienen derecho a conocer lo fundamental de las relaciones del otro, sin exceso de detalles en tiempo y forma, y siempre que esto lo acuerden mutuamente.

  • Las reglas a las que ambos se atienden deben de ser concretas, funcionales, claras y precisas. Se debe dejar bien delimitado qué está permitido y qué no. 
  • Cada tanto ha de revisarse el acuerdo, cuestionar los efectos, adaptarse a los cambios que se den en la vida de la pareja y a la transformación de las circunstancias de la vida en común. Esto implica desde renovar el acuerdo, ponerlo en pausa, hasta descartarlo.

Hoy en día existen nuevos modelos amorosos que sin duda, representan nuevos retos y seguramente se trata de modelos todavía por depurar pero negar su existencia o asumirlas como “algo pasajero” es un error garrafal. 

El proceso lineal de emparejamiento (noviazgo-matrimonio-convivencia en la misma casa de por vida) ha cambiado.  Por tanto, el proceso de entrada y salida de la vida en pareja está presente a lo largo de todo el ciclo vital. Hoy el amor se trata de una especie de carrusel de feria donde unos entran y otros salen pero todos giran.

Veamos algunos para ver qué somos:

  • Tradicional. En ella existe un nivel de compromiso a mediano o largo plazo, y que puede tener una legalización como el matrimonio.

  • Noviazgo “eterno”. Son parejas en que ambos o solo uno tiene cierta aversión a las relaciones y responsabilidades de un emparejamiento convencional.

 

  • LATs. Los LAT son el tipo de relación más parecida a una pareja tradicional. Frecuentemente hay un compromiso expreso sólo que, cada miembro de la pareja vive en su propia casa. Es decir, viven juntos pero separados: LAT (Living Apart Together / “Viven juntos separados”).

 

  • Híbridos. Representan un tipo de relación que consiste en que uno de los miembros de la pareja se siente cómodo con la monogamia. El otro, en cambio, quiere tener varias relaciones a la vez. Se llega a un acuerdo y cada uno acepta las necesidades del otro.

  • Poliamor Son relaciones amorosas-sexuales con más de un individuo. Y éstas son mucho más frecuentes de lo que uno podría pensar. Sólo que, en la mayoría de los casos, se dan como una infidelidad más, una cana al aire que, se espera, no sea del dominio público y, mucho menos, del conocimiento de la pareja.

 

  • Monogamish. Es el pacto entre los dos miembros de una pareja establece que su vínculo tiene primacía por encima de cualquier conexión externa que alguno de ellos pueda tener. Los acuerdos pueden ser desde “noches de pases libres” o encuentros ocasionales.

  • Free. Los frees son esas relaciones tranquilas, sin compromisos y sexo maravilloso. Por lo general, son convenientes cuando sales de una relación muy larga, o cuando no estás interesada o interesado en comprometer tu tiempo y espacio por otra persona.

 

  • Amigos con derecho. Es una combinación entre la intimidad psicológica propia de la amistad y la intimidad física que caracteriza una relación de compromiso. En otras palabras, son personas que ya tienen una relación establecida que buscan satisfacerse en el plano sexual, sin involucrarse afectiva y emocionalmente.

  • Swingers. Parejas que aceptan que el otro tenga encuentros sexuales con un tercero en espacios destinados para ello. Esto no implica establecer varios vínculos de pareja a la vez, sino mantener una relación central, pero sin pacto de fidelidad sexual.

 

  • Citas múltiples. Las relaciones basadas en citas múltiples son una especie de prueba de laboratorio controlada. Se trata de que una persona mantenga varias relaciones al mismo tiempo, pero sin que ninguna de ellas establezca un compromiso.  Lo que se busca es “dejar fluir” las cosas y evaluar si alguna de las parejas transitorias podría llevar a algo más serio. Las citas múltiples permiten que una persona explore las opciones a su alcance sin la presión de un compromiso. 

 

  • Flexisexuales En los flexisexuales está involucrado un tema de género. De lo que se trata aquí es de explorar en el amplio sentido de palabra. Mantener relaciones sexuales con otros, sin importar su género. En este caso, lo que se busca no es exactamente una pareja para formar un vínculo a largo plazo.

Recuerda que cada vez más, la forma de concebir y vivir la sexualidad, el amor, el erotismo y, por tanto las relaciones de pareja, se caracterizan por una flexibilización y diversidad en los acuerdos, así como una vertiginosa transformación de la experiencia de la intimidad al interior de las relaciones y una intensificación de la validación del derecho al erotismo y a la pasión en sus muchas “presentaciones”. 

¿Te interesó el tema?

Te invitamos a nuestra conferencia ¿Qué somos? El gran misterio del amor actual.

Compra tus boletos aquí

  • PLATICAS

    A través de una charla interactiva con su audiencia Tere Díaz pone “sobre la mesa” conceptos innovadores sobre el tópico tratado así como experiencias personales que le permitieron a ella atravesar retos personales a lo largo de su vida personal y profesional.

  • TALLERES

    Experiencia vivencial de tres horas que facilita el cambio personal. proceso de transformación. A través de actividades teórico prácticas que alternan la exposición de información relevante sobre el tema en cuestión con algunas dínamicas personales o grupales, Tere Díaz, siembra las semillas que permitirán a los y las participantes tomar consciencia de su situación, adquirir  herramientas emocionales y sociales para favoreces su crecimiento personal,  y activar  mediante acciones concretas el proceso de cambio.