Escrito por: Tere Díaz

 

Tiempo de lectura: 5 minutos

 

Todas hemos visto o leído escenas de seducción de las cuales nos creemos posibles protagonistas, pero a la hora de la acción ¿qué tanto sabemos al respecto?

 

Consideremos que de la mano de la seducción está la capacidad de disfrutarse a uno mismo y ofrecerse para ser disfrutado. Yo juego, tú sabes que juego, yo sé que tú sabes que juego… Es una danza en la que ambos saben lo que está pasando. Al seducir se pone en juego el conjunto de la personalidad. Si bien, se requieren ciertas habilidades sociales que en algunas personas son recursos innatos, también son estrategias que se pueden desarrollar.

 

A continuación, 12 consejos para seducir:

 

1. Sé auténtica. Transmite quién eres con sinceridad, integridad y nobleza. Fingir lo que no eres con clichés de la mujer “ideal” puede resultar en unas cuantas citas, pero eventualmente serás descubierta y saldrá la verdadera “tú”.

2. Promueve el intercambio. Recuerda que el otro es un sujeto, no un objeto de tu “show”.

3. Ejercita el don de palabra. Ten algo inteligente que decir, compártelo y hazlo con  elocuencia. No se trata de hablar mucho sino de hablar bien.

4. Cuida tu apariencia física. Acéptate físicamente y aprovecha para sacarte el mayor partido.

5. Genera cierta intimidad. Para ser creíble y despertar interés tienes que mostrar algo de ti misma: ciertas debilidades -sin excesos-  hacen estimulante y significativo el encuentro.

6. Cultiva el buen humor. Ser positiva es una actitud vital que se consigue ejercitándola.

7. Provoca cierta proximidad física: roza con la mano, toca su brazo de forma no sexual. Acércate y aléjate para mostrar que no temes al contacto, siempre y cuando te sientas cómoda en la situación.

8. Genera estados emotivos de cierta intensidad, emociones de cierta fuerza: encuentro algo conmovedor que dé cuenta que la interacción es importante.

9. Pon límites. No te derritas por el otro. Los límites invitan a explorar, a ir más allá. Si eres totalmente permisiva, amable o tolerante, dejas de ser deseable.

10. Usa experiencias sensoriales. Estimula los sentidos con aromas, colores, música, sabores; promueve la atención y facilita la conexión.

11. Muestra un matiz transgresor: invita al otro a vivir una cierta desobediencia, algo de riesgo, pero sin caer en la rebelde sin causa.

12. No dejes de lado tu seguridad personal. Muestra aplomo ante los desafíos y capacidad resolutiva.  Conoce tus competencias y tus limitaciones.

 

Ahora, hay que asumir que ni siempre que seduzcas bien lograrás interesar, ni siempre que lo hagas mal te van a rechazar. De cualquier modo, “la práctica hace al maestro” y a mejor uso de la seducción, mayor posibilidad de interesar. Platícame, ¿cuáles son tus trucos de seducción?

Escrito por: Tere Díaz

 

Tiempo de lectura: 3 min 30 s

 

Antes, pensar en la pareja ideal era imaginar flechazos certeros, almas gemelas y amores eternos; para las mujeres la familia era “estar completas”, eternidad y protección, y los hombres compensaban con cuidado y afecto, admiración y sexo. Hoy, la capacidad de proteger, el mundo de los afectos, la autonomía económica y el placer sexual ya no son patrimonio de un sólo género.

 

Ahora, cada vez más personas viven en un amor diferente que demanda vivir el momento, establecer contratos pragmáticos y adecuados a las dos (o más) personas involucradas, practicar el nomadismo y el cambio, y partir de una base de igualdad de vida entre hombres y mujeres.

Para este amor diferente necesitamos:

 

  1. Madurez que permita a la pareja gestionar sus deseos, que inicia por poder comunicarlos.
  2. Una personalidad no rígida, abierta a las negociaciones y que facilite la adaptación al cambio.
  3. Cierto erotismo que mantenga el intercambio sexual vivo.
  4. Pasiones compartidas para generar espacios de gozo común.
  5. Buena comunicación que no sólo facilite el manejo de conflictos y las negociaciones, sino el intercambio de dos (o más) subjetividades.
  6. Cierta intimidad que permita develarse al otro con seguridad suficiente para mostrar vulnerabilidades y sueños.
  7. Una combinación de presencia y ausencia que evite el tedio, dé espacio a la individualidad, cabida al extrañamiento y estimule los encuentros.
  8. Compromiso a la medida del intercambio pactado por los amantes -y constantemente actualizado- para que la relación esté al servicio de los involucrados.

 

Tengamos en cuenta que la completud de la pareja ideal, ni existe ni se necesita para tener una buena vida, el amor eterno es un espejismo. Por eso, hay que continuar revisando mitos –como la idea de que todo ha de compartirse con la pareja, que los espacios propios no ayudan al crecimiento de un proyecto común, que el egoísmo es el que impide que hoy las relaciones funcionen-, para buscar relaciones reales con personas reales.

 

Abro hilo: para ti, ¿Qué características debe tener una relación satisfactoria?, cuéntame que incluirías en la lista.

Escrito por: Tere Díaz

 

Tiempo de lectura: 2 min 30 s

 

Mucho hemos hablado de la importancia de saber identificar si la persona con la que pretendemos construir una relación es emocionalmente no disponible, sus perfiles, sus actitudes y hasta ya reflexionamos sobre por qué nos gusta elegir a este tipo de parejas. Sin embargo, también es importante mirarnos al espejo y reflexionar si nosotros mismos nos encontramos en una situación de disposición y disponibilidad emocional.

 

Te invito a responder estas preguntas, siendo honesta contigo misma:

 

¿Estás enojada con el sexo opuesto?

¿Pones excusas para evitar estar juntos?

¿Crees que eres tan independiente que no necesitas a nadie?

¿Temes enamorarte porque puedes terminar lastimada?

¿Siempre estás esperando que algo salga mal porque no crees que la relación es buena?

¿Te cuesta confiar?

¿Evitas la intimidad llenando tiempos de tranquilidad con distracciones?

¿Te sientes incómoda hablando de ti y de tus sentimientos?

¿Tienes secretos de los que te avergüenzas que te hacen sentir indeseable o poco capaz de ser amado?

¿Te gusta mantener tus opciones abiertas en caso de que venga alguien mejor?

¿Temes en una relación tener que renunciar a tu independencia o perder tu autonomía?

 

Si respondiste afirmativamente a algunas de estas preguntas, es probable que algunos de estos aspectos sean obstáculos  para estar en disposición y disponibilidad emocional,  una terapia puede ayudarte a sanar estos aspectos y poder lograr mayor confianza al acercarte a alguien más, recuerda que antes de entrar a una relación lo primero es conocerte tú: en tu pasado (que cargas te estorban), en tu presente (qué quieres, puedes, tienes y buscas hoy) y en tu futuro (cómo te ves en 3, 5 o 10 años). Si te dispones a trabajar en entender tus emociones, comportamiento, motivaciones y necesidades, lograrás encontrar una relación más adaptada a lo que quieres y requieres, pero sobre todo te permitirá una relación más satisfactoria y en paz contigo mismo.

De la serie: Hombres emocionalmente no disponibles

Escrito por: Tere Díaz

 

Tiempo de lectura: 4 min 30 s

 

No es secreto que a veces las mujeres nos sentimos atraídas por los hombres que no debemos, con quienes no sería prudente o adecuado tener una relación, y somos consientes de ello; pero otras tantas ocasiones no nos damos cuenta de esto, no nos permitimos abrir los ojos para ver que la pareja perfecta que buscamos no está –ni estará- disponible en esa persona con la que estamos; por eso te comparto estos perfiles para que no tropieces con la misma piedra:

 

  1. Los casados: cuando hablamos de amor, todo es posible. Es claro que un hombre casado puede enamorarse de su amante y romper el matrimonio para empezar una nueva relación, pero eso no es lo que suele ocurrir. Un hombre casado tiene un fuerte vínculo con la esposa, lo que no le permite acabar esa relación.
  2. Los aventureros: aman la libertad y no tienen ningún tipo de arraigo. Les gusta experimentar cosas nuevas, tener muchas parejas al mismo tiempo y no quieren invertir en una relación estable que exige compromiso. Estos hombres van y vienen.
  3. Los con muchos conflictos internos: esos hombres tienen duelos emocionales no administrados. Han sufrido mucho en el pasado y no han sido capaces de gestionar bien sus frustraciones y miedos. Suelen ser personas cerradas al amor.
  4. Los que no maduraron emocionalmente: son sobreprotegidos por los padres e incapaces de responder por ellos mismos. A menudo son adultos paralizados, incapaces de asumir responsabilidades y de decidir el rumbo de su vida.
  5. Los que tuvieron una decepción amorosa reciente: cuando estamos con el corazón roto, la última cosa que deseamos es encontrar un nuevo amor. Algunas investigaciones científicas muestran que tras una ruptura, los hombres necesitan más tiempo que las mujeres para recuperarse. Sin embargo, en su mayoría optan por rehacer su vida con las heridas aún abiertas, estando físicamente disponibles, pero no emocionalmente.

 

A estas alturas, más vale prevenir que lamentar

 

Para atraer a alguien disponible emocionalmente, has de cambiar de enfoque, y para esto se necesita primero conocerte y comprenderte tú: emociones,  comportamiento, motivaciones y necesidades, ello te permitirá  en un futuro próximo, encontrar una relación más adaptada a lo que quieres y requieres. No perfecta, pero suficientemente buena. La terapia es un camino para poderlo hacer.

De la serie: Hombres emocionalmente no disponibles

Escrito por: Tere Díaz

 

Tiempo de lectura: 5 minutos

 

¿Se muestra evasivo y distante?,  ¿pone excusas o simplemente no saben qué hacer cuando se trata de hablar de sentimientos o de la relación?, ¿se cierra o a veces huye ante las muestras de intimidad emocional o compromiso?, puede ser que estés con alguien emocionalmente no disponible.

 

Así que pon atención a estas señales de alerta:

 

  1. Halagadores. Te adulan de más y seducen de manera inapropiada. A veces se mueven demasiado rápido hacia el lado sexual de la relación con deseos de unión más que capacidad real de conexión.
  2. Grandes comunicadores. Saben hablar y escuchar, y logran una intimidad a corto plazo, pero es más de cercanía sentimental que de conexión real.
  3. Inflexibles. Comprometidos con sus rígidas rutinas, no las modifican y las relaciones giran en torno a ellos. No sientes apoyo en la relación pues son inaccesibles e inamovibles.
  4. Te alertan. Insinúan o admiten que no son bueno en las relaciones, o no están listos para x, y ó z compromisos.
  5. Demandantes. Buscan la perfección y, por tanto, siempre encuentran un defecto insalvable en la ti o en la relación. Usan ese defecto como excusa para terminar.
  6. Explosivos. Se defienden de la demanda de intimidad o acercamiento con groserías, enojos y arranques de rabia. A veces a través de burlas, juicios y críticas esconden una rabia reprimida.
  7. Los súper listos. Usan su inteligencia para racionalizar todo y sustituir el contacto emocional por la explicación intelectual.
  8. Evasivos. Invisibilizan la vulnerabilidad propia y de los demás cambiando de tema o de actitud cuando muestras o pides intimidad afectiva, generalmente para ocultar la vergüenza de su pasado y el miedo a su dolor y a ser descubiertos.
  9. Arrogantes. Por su baja autoestima actúan de forma engreída y no tocan su propia sensibilidad. Se necesita una confianza tranquila en uno mismo y los demás para conectar.
  10. Invasivos. Hacen preguntas inapropiadas sobre dinero o sexo muy pronto, o fuera de lugar, porque tienen urgencia de certezas o bien manejan una agenda oculta.

*Y punto y aparte con los narcisos y sociópatas. Sin comentarios…

De la serie: Hombres emocionalmente no disponibles

Escrito por: Tere Díaz

 

Tiempo de lectura: 4 min

 

¿Te has preguntado por qué a veces nos sentimos atraídas por hombres que claramente no están disponibles para una relación sana y duradera?

Aquí te doy las respuestas:

 

  1. Porque buscamos y necesitamos de los hombres con desespero
  2. No damos prioridad a otros proyectos vitales, y hacemos del amor y la relación nuestro principal o único proyecto
  3. Tenemos ideas erróneas del amor: imposibles y fantasiosas, entonces vemos lo que queremos y no lo que es
  4. Por el modelo de relación romántica que tuvimos en la infancia
  5. Porque tenemos estereotipos erróneos de lo que es un hombre, y en ocasiones los que son muy fríos y distantes, nos parecen a un nivel “más hombres”
  6. Porque creemos que de nosotras depende que él cambie
  7. Por ingenuidad o falta de experiencia que nos lleva a “creerles todo” y a no imaginar que puedan hacer algo que nosotras seríamos incapaces de hacer
  8. Porque a nivel consciente queremos algo, pero a nivel inconsciente lo tememos (por tener traumas intrapsíquicos, o por no haber superado experiencias amorosas de trauma)
  9. Porque nuestra idea de compromiso en un mundo de diversos acuerdos amorosos es diferente al de ellos.
  10. Por urgencia de ser madres
  11. Por el costo hundido, es decir, sentir que hemos invertido tanto en que ese hombre no disponible cambie que la idea de soltarlo sin ningún beneficio es impensable
  12. Porque nuestras inseguridades profundas y baja autoestima requieren de casos “difíciles” para confirmar que somos valiosas y dignas
  13. Por las cualidades positivas que nos reditúan en otros terrenos, como ser perseverante, ser compasiva, paciente, luchona y comprometida
  14. Nuestras distorsiones cognitivas como pensar que todo mundo puede cambiar
  15. Por no darnos cuenta de que realmente no queremos una relación, o no tener claro qué tipo de relación queremos
  16. Al no saber poner límites, acabamos dejándosela fácil, y no los llevamos a una definición clara de su relación
  17. Porque somos evasivas y al temer una “verdadera separación” inventamos excusas para su comportamiento distante y negligente
  18. Por el miedo a incomodarnos saliendo de nuestra zona de confort conociendo a hombres diferentes del tipo que nos gusta.

 

Pero ojo, en muchos casos el problema no está en nosotras. Nuestro error es no distinguir las señales de indisponibilidad del otro.

De la serie: Hombres emocionalmente no disponibles

Escrito por: Tere Díaz

 

Tiempo de lectura: 2 minutos

 

Todas hemos sentido la sensación de “ahora sí encontré el amor de mi vida”. La experiencia de afinidad, atracción y conexión, en un principio puede parecer verdadera; pero pasado un tiempo resulta que se distancía o no da el “siguiente paso” o incluso… ¡desaparece!. Antes de culparte, pregúntate lo siguiente:

¿Cómo te trataba en público?
¿Cómo te trata trataba en privado?
¿Cuánto compartía su vida contigo?
¿Respetaba tus prioridades y tus intereses?
¿Su estilo de vida reflejaba lo que esperabas de él?
¿Qué tan abierto era él contigo?
¿Te sentías relajada al estás con él?
¿Compartían valores?
¿Quería el mismo tipo de relación que tú?
¿Disponible o dipuesto?

Hay una distinción entre estar dispuesto y estar disponible. Hay hombres que sí quieren estar en una relación (están dispuestos) pero no están disponibles emocional o físicamente –porque traen ataduras, traumas u otras relaciones–; otros están disponibles pero no están dispuestos, no quieren, no es su momento o su prioridad estar en pareja. Del mismo modo hay hombres que no están ni dispuestos ni disponibles o por el contrario, que sí lo están.

Al leer esto, ¿puede ser que estés buscando una relación con alguien a quien le atraes y te atrae pero no disponible o no dispuesto?, déjame contarte más en mi siguiente post.

Escrito por: Tere Díaz

 

Tiempo de lectura: 2 minutos

 

Hoy en día, donde las parejas se unen por amor, y la libertad se ejerce y no es una graciosa concesión, la fidelidad no ha de evaluarse solamente desde la perspectiva de la exclusividad sexual, sino como un compromiso de creatividad para mantenerse en pareja. Por eso, aquí te dejos 13 consejos express para trabajar la fidelidad:

 

1. Promueve una comunicación abierta y franca

2. Lucha contra la costumbre y la rutina

3. Inyecta humor a la relación

4. Sé sincero pero sensato

5. Conoce sus gustos y deseos

6. Expresa tu amor

7. Dedícale parte de tu energía a tu pareja y muestra que es importante para ti

8. Busca temas de interés para compartir

9. Busca momentos de intimidad

10. Renueva periódicamente los acuerdos de la relación

11. Respeta proyectos de vida personal y construye un proyecto de vida común

12. Supérate en las diversas áreas de tu vida para resultar atractivo al otro

13. Aprende a seducir, no a poseer, a comprar, a controlar.

Dejar el miedo al rechazo atrás

Escrito por: Tere Díaz

 

Tiempo de lectura: 2 min 50 s

 

Algo básico para poder ligar es que se tiene que estar tanto dispuesta como disponible. Así, es importante siempre cerciorarse, en términos generales, cuál es la situación que atraviesa la persona que nos gusta para no meternos en problemas o en imposibles: ¿está saliendo de una relación anterior?, ¿tiene pareja?, o ¿cruza alguna crisis personal por cualquier situación extraordinaria?

 

Esto implica que consideres la relación que existe entre la disposición y la disponibilidad del otro:

 

a) la disposición es el deseo de interactuar y de relacionarse

b) la disponibilidad es la libertad para entablar la relación o intercambio y que depende de vinculaciones anteriores o presentes del sujeto en cuestión.

 

Para que quede más clara la relación entre disposición y disponibilidad:

 

  1. Sí Dispuesto + Sí Disponible = fácil que fructifique
  2. No Dispuesto + Sí Disponible = se necesita buena iniciativa
  3. Sí Dispuesto + No Disponible = se necesita acercamiento de mucha calidad para superar esta dificultad
  4. No Dispuesto + No Disponible = no fructifica

 

Ten en cuenta que los hombres más fácilmente pueden están dispuestos a iniciar una interacción, aunque no estén disponibles; y las mujeres, en términos generales, se disponen cuando están disponibles. Pero sea cual sea la situación, a todos nos implica un esfuerzo superar el miedo al primer contacto y al rechazo que podemos recibir.

Dejar el miedo al rechazo atrás

 Escrito por: Tere Díaz

 

Tiempo de lectura: 4 minutos

 

No te ha pasado que de pronto te llega un torrente de pensamientos entre el que está el famoso “qué hubiera sido”. Qué hubiera pasado si hubiera elegido otra carrera, otro trabajo o, tan simple, si me hubiera acercado a esa persona que me gustó. Y es que en situaciones ideales es muy fácil dar el primer paso con alguien que nos parece atractivo, sin embargo, la realidad es otra. El temor a no ser bien recibidos por otra persona, o a hacer un gran ridículo al aproximarnos a ella, es un gran obstáculo que nos autoimponemos.

 

El temor al rechazo nos lleva muchas veces a preferir no correr el riesgo de ser “bateados”. Este miedo nos preserva, sin duda, de un posible rechazo; pero al mismo tiempo nos deja con la duda que genera una sensación de fracaso y de frustración.

 

Y, ¿cómo enfrento el miedo al rechazo?

 

Entonces, te preguntas ¿cuál es la solución? Pues hacerlo sintiendo el miedo y  digo sintiendo miedo y no superándolo porque al intentar hablar con esa persona  tu mente puede ser tu peor enemigo lanzando un sin fin de excusas para pasmarte y retractare: “seguro no soy su tipo”, “quizás ya está emparejado”, “no me ha volteado a ver ni una vez”, “¿y si me ignora cuando me acerque?”. Ninguno de estos pensamientos va a dejar de aparecer en tu cabeza, es más, ¡no intentes controlarlos porque aparecerán con más fuerza! Respira y no te detengas, pues el miedo una de dos: o desaparece o se atenúa actuando.

 

También considera que si bien debemos integrar algunas habilidades sociales para poder aproximarnos a la persona que nos agrada, también hemos de tener en cuenta que no somos los únicos responsables de que “tal o cual” aproximación resulte bien. Es más, sería un gran error pensar que el resultado de la primera aproximación es únicamente responsabilidad de uno.

 

Ahora, recuerda que el miedo es normal, no es falta de autoestima e inseguridad, sino que es parte de inevitable de los nuevos quehaceres y de los diferentes aprendizajes. Incluido, ligar.

  • PLATICAS

    A través de una charla interactiva con su audiencia Tere Díaz pone “sobre la mesa” conceptos innovadores sobre el tópico tratado así como experiencias personales que le permitieron a ella atravesar retos personales a lo largo de su vida personal y profesional.

  • TALLERES

    Experiencia vivencial de tres horas que facilita el cambio personal. proceso de transformación. A través de actividades teórico prácticas que alternan la exposición de información relevante sobre el tema en cuestión con algunas dínamicas personales o grupales, Tere Díaz, siembra las semillas que permitirán a los y las participantes tomar consciencia de su situación, adquirir  herramientas emocionales y sociales para favoreces su crecimiento personal,  y activar  mediante acciones concretas el proceso de cambio.