…Tiempo de lectura 2 minutos

Estamos de acuerdo que Michelle Obama y Albert Einstein son dos personas admirables, y aún así ellos batallaron por creer en sí mismos, no precisamente porque tuvieran una baja autoestima, sino porque, como tantas otras personas padecían el síndrome del impostor. Una afección que se caracteriza por un conjunto de síntomas psicológicos que nos impiden reconocer nuestros logros como propios.

Es difícil identificar las causas, ya que hay más personas que lo han experimentado que las que no; de ahí que haya una controversia sobre llamarlo “síndrome”. Sin embargo, lo que si se sabe es que sentirse un impostor tiene que ver con la percepción que se tenga respecto del éxito o del fracaso.

¿Cómo identificarlo?

¿Alguna vez han sentido que no merecen sus éxitos y que la gente que los rodea va a descubrir que en verdad no son tan bueno? Si la respuesta es sí, es probable que lo parezcas. Ojo este no es el único síntoma que tienen los falsos impostores, también están: renuencia a aceptar cumplidos o críticas constructivas, búsqueda de la perfección, necesidad de ser él o la mejor, y ansiedad frente a situaciones de fracaso.

Evidentemente no es agradable sentirse así, sobre todo cuando estos sentimientos se vuelven crónicos, por lo que ante cualquier malestar siempre es recomendable acudir con un profesional de la salud mental, porque a pesar de que es un síndrome muy común, no es normal sentirnos insuficientes.

¿Cómo podemos lidiar con el síndrome del impostor?

Cuando los síntomas interfieren con nuestro desempeño diario necesitamos con urgencia cambiar la dirección. Aquí les dejamos cinco formas para empezar a transitar el camino de la sanidad.

Pongamos el pensamiento intrusivo en perspectiva. Esto nos ayudará a diferenciar entre lo que  sucede y lo que pasa dentro de nuestra cabeza.

Aprendamos a tomar críticas constructivas, pero también los cumplidos.

Compartamos lo que sentimos con nuestra red de apoyo, ya que la gente que nos rodea suele tener una perspectiva más objetiva de nosotras y nosotros. Además, escuchar las experiencias de otras personas puede ayudarnos a minimizar ese tipo de sensaciones.

Escribir o expresar lo que sentimos para intentar reconocer patrones o detonantes de los que todavía no somos conscientes.

Hagamos ejercicios de respiración o meditación para trabajar la ansiedad e intentar reducirla.

Creamos en nosotras mismas

Autora: Daniela García

***

Si te gustó, también te recomendamos

Taller de Autoestima

Algunos secretos para tener mucho amor propio

Si tú o alguien que conoces necesita ayuda, hagan una cita en Psicoterapia La Montaña

Tiempo de lectura dos minutos

La decisión de vivir en pareja siempre será uno de los pasos más importantes que tomen juntos. Nunca es fácil saber cuál es el momento apropiado, pero si existe comunicación y confianza, pase lo que pase, seguro la relación prosperará.

Sin embargo, hay que decir que estos no son los únicos factores que se deben de tomar en cuenta antes de llevar la convivencia al siguiente escalón. De hecho hay varias cosas a considerar que les permitirán vivir juntos de una forma sana y armónica.

Aquí les dejamos 11 consejos que serán útiles antes de llamarle al camión de la mudanza. 

 

Tener estabilidad económica

Vivan juntos cuando ambos tengan trabajo y dinero que asegure su independencia con facilidad y eficacia. 

El estar en pareja no significa ser uno

No es necesario hacer todas las actividades juntos. No debemos de olvidar que tenemos una vida individual, y que si decidimos habitar el mismo espacio es por el placer de estar juntos y de compartir, no por obligación. No poder estar sin nuestra pareja puede ser un síntoma de apego emocional.

Quédate con quien tengas conversaciones amenas

Decide vivir con alguien que sea conversador. Alguien que cuente, que no te interrumpa, que pueda jugar con las palabras sin crearlas sagradas. 

Que te guste su aroma

El olfato forma parte de nuestro sistema nervioso más primitivo y genera el más inconsciente y poderoso “test” de compatibilidad. Si no te gusta su olor no te gustará esa persona.

Que el pasado quede atrás

Vive con alguien que no se ate al pasado, ni a su pasado personal ni al pasado de su amor. La relación va cambiando y nunca se sabe hacia adónde va a ir. Y desde luego no hay un servicio postventa donde se pueda reclamar.

Que no existan los celos

Vive con alguien que no sea celoso. Al principio puede que tenga un toque de diversión o de interés pero la vida será un infierno al cabo de poco tiempo.

Compartir los quehaceres del hogar

Debemos de llegar a un acuerdo con nuestra pareja respecto a cuáles serán las tareas de cada uno. De esta forma se podrán evitar discusiones o ciertos desacuerdos futuros. Por ejemplo, si a ti te gusta lavar los trastes y a tu pareja no, pueden llegar a un acuerdo en el que a ti te toca la cocina y al compañero el baño.

No ser víctimas de la monotonía:

No por ver diario a nuestra pareja, hay que dejarla de sorprender. Hagan planes juntos a corto o largo plazo; pueden viajar, ir a un mirador, a un museo, a comer en algún restaurante, o simplemente salir a caminar. Seguro que pasarán momentos inolvidables y descubrirán que lo mejor está por venir.

La empatía hacia la pareja:

Tenemos que tratar de ser empáticos con el sentir del otro. No todos los días llegaremos con una sonrisa porque no todos los días serán buenos, en ese sentido debemos ponernos en los zapatos del otro antes de juzgar o recriminar. Es fundamental la confianza para tener una buena comunicación, y así poder entender y ayudar a nuestra pareja en lo que podamos.

Vive con alguien a quien admires y te admire

Decide habitar el mismo techo con la persona que se sienta orgullosa de ir a tu lado, con alguien que te resulte armonioso compartir un paseo, o esa persona cuya imagen frente al espejo, o en una fotografía se sienta a gusto, y que sea mutuo. 

 Amar es sinónimo de libertad:

Si amamos desde la libertad seremos más felices en pareja porque no poseemos. Si vivimos con alguien debemos siempre perseguir las razones correctas que son: nos complementamos y estamos dispuestos a crecer juntos.

“Un mundo nace cuando dos se besan” Octavio Paz

***

Si te gustó te podemos recomendar

 Cuando el amor no basta

¿CÓMO ROMPER LA RUTINA CON TU PAREJA?

 Un buen amor

 

Si tú o algún conocido necesitan ayuda, hagan cita en Psicoterapia La Montaña

 

Autora: Margarita Huertas

…Tiempo de lectura dos minutos

¿Qué es lo primero que vemos al despertar y lo último antes de dormir?, ¿revisamos el celular? ¿vemos la computadora? Actualmente el trabajo desde casa hace casi imposible separar nuestros espacios de trabajo y de diversión de las pantallas. Sin embargo, es necesario darnos un descanso digital, ya sea para salir de la rutina, para reconectar con nosotros mismos o con los  seres queridos que nos rodean.

Y es que durante la pandemia nos hemos acostumbrado a estar todo el día al pendiente de nuestros dispositivos electrónicos, no debemos olvidar que estar conectados todo el día es un mal hábito sobre el que debemos trabajar. 

 

¿Por qué es importante?

Seamos honestos, después de un largo día frente a la computadora sentimos los ojos secos y la visión borrosa, e incluso nos duele el cuello por estar sentados más de 12 horas y por adoptar una mala postura. Además, nuestra productividad en el trabajo se ve afectada porque cuando paramos con los deberes laborales, seguimos frente a una pantalla y esto sin duda genera una gran fatiga que no es buena para el cerebro.

Por su parte, las consecuencias de la adicción a los celulares no sólo aparecen cunado estamos despiertos, también generan grandes problemas en el sueño. Algunos estudios revelan que la luz azul, que emiten los dispositivos, tiende a estresarnos o simplemente a estimularnos demasiado.

¿En qué consiste el descanso digital?

Esencialmente se trata de poco a poco reducir nuestro tiempo en pantalla y destinarlo en actividades que mejoren nuestro bienestar; que puedan reducir el estrés y nos permitan desarrollar nuevas habilidades. Dicho esto, aquí les dejamos algunas opciones para lograrlo con éxito.

Identifiquemos qué contenido nos provoca una reacción negativa o positiva cuando navegamos en las redes sociales. Por ejemplo, un aspecto negativo puede ser que al ver las publicaciones ajenas tendemos a compararnos con lo que vemos, y uno positivo es que estamos más en contacto con nuestros amigos, amigas y familia.

Encontremos actividades que nos reconecten con nosotros y nosotras mismas. Algunas posibilidades son la lectura, escritura, ejercicio o meditación.

Establezcamos horarios en los que haya un descanso digital.

Pasemos tiempo de calidad con nuestros seres queridos sin celulares. 

Vivamos en el presente

***

Si te gustó también te recomendamos

Leer más, para ser más feliz (y mucho más sabio)

¿Cómo dormir bien y despertar mejor?

Tiempo de lectura dos minutos

Estar en contacto con la naturaleza nos puede aportar muchos beneficios, y ser la solución para mejorar varios de nuestros malestares físicos. Sin embargo, en medio de una ciudad, en la que no abundan los espacios verdes con pasto, estar en contacto con las plantas se ha convertido en una travesía difícil del lograr, pero no imposible.

A lo largo del tiempo se han creado nuevas maneras de abordar el problema del exceso de pavimento, y aliviar la necesidad de estar cerca de la naturaleza. Una alternativa genial para reducir el estrés, y hasta evitar enfermedades crónicas, es el Grounding, una disciplina que nos invita literalmente a poner los pies en la tierra para encontrar la paz y olvidar por un segundo los contratiempos de la cotidianidad.

Beneficios para nuestro organismo

En la antigüedad estar descalzos era una práctica común, pero con el crecimiento de las ciudades los hombres se acostumbraron a utilizar la suela de los zapatos.

Algunos estudios hechos por la Universidad de California revelan que tener una conexión directa con la tierra trae grandes ventajas a la salud. Una de las más importantes es que instantáneamente mejora el estado de ánimo. Esto se explica gracias a que el cuerpo es conductor de electricidad y su carga positiva se enfrenta con la carga negativa del suelo; lo que genera un desahogo necesario para las funciones vitales.

Pero además de ayudar en procesos energéticos, hacer esta práctica ayuda en las siguientes áreas

  • Disminuye la inflamación del cuerpo
  • Mejora el sueño
  • Reduce dolores menstruales
  • Ayuda a la circulación
  • Aumenta nuestro bienestar y nos conecta al momento presente.

Algunas recomendaciones para caminar descalzos 

**Si no se cuenta con un jardín, pueden colocar sus pies sobre una maceta con tierra.

**Para los papás: si su bebé está inquieto y sufre de cólicos, o llora mucho, intenten cargarlo en brazos y caminen descalzos, o simplemente recuéstense en el pasto, lo más seguro es que ambos puedan lograr tranquilizarse.

**En familia organicen picnics, siéntense en el pasto, recárguense en un árbol, abrácenlo y llénense de energía.

**Aprendamos a admirar los paisajes que la naturaleza ofrece. Solo hay que observar las nubes, las estrellas, los amaneceres y los atardeceres.

Disfruten de su estancia en el césped.

***

También te puede interesar

¿Y si cerramos el año empezando la vida?

Guía para tener buenos hábitos

Autora Paola Alderete

  • PLATICAS

    A través de una charla interactiva con su audiencia Tere Díaz pone “sobre la mesa” conceptos innovadores sobre el tópico tratado así como experiencias personales que le permitieron a ella atravesar retos personales a lo largo de su vida personal y profesional.

  • TALLERES

    Experiencia vivencial de tres horas que facilita el cambio personal. proceso de transformación. A través de actividades teórico prácticas que alternan la exposición de información relevante sobre el tema en cuestión con algunas dínamicas personales o grupales, Tere Díaz, siembra las semillas que permitirán a los y las participantes tomar consciencia de su situación, adquirir  herramientas emocionales y sociales para favoreces su crecimiento personal,  y activar  mediante acciones concretas el proceso de cambio.